La Audiencia Nacional ha acordado la apertura de juicio oral contra los tres presuntos miembros de la célula terrorista que cometió los atentados de Barcelona y Cambrils del 17 de agosto del 2017. Mohamed Houli Chemlal, Driss Oukabir y Said Ben Iazza, los tres supuestos integrantes de la célula que no murieron ni a la explosión de Alcanar ni a los ataques del 17 de agosto, serán juzgados por los delitos de integración en organización terrorista, fabricación, tenencia y depósito de explosivos y estragos en grado de tentativa.

No se los acusa, pero, del asesinato de los 16 muertos y 140 heridos en los atentados, porque los considerados autores murieron abatidos por los Mossos d'Esquadra o en la explosión al chalé de Alcanar. El juez abre la puerta que se les puedan añadir los delitos de estragos terroristas consumados y tentativa de asesinato o lesiones terroristas, pero sólo por los hechos de la explosión de Alcanar. El juez instructor considera que ninguno de los tres no participó directamente en los hechos de Barcelona y Cambrils.

A lo largo del procedimiento, las acusaciones han tratado sin éxito que se les declarara también cooperadores en delitos de asesinato consumado y en grado de tentativa. Pero la Sala rechaza la petición y argumenta que si ordenara ampliar el procesamiento a estos hechos, estaría valorando los indicios racionales de criminalidad contra ellos y esto le haría perder "la necesaria imparcialidad".