Se destapan más ‘secretos’ de Rubiales con Piqué, que trata de desmarcarse

El ascenso controvertido del Andorra fue posterior a su trato con Arabia Saudí y el exazulgrana cambia su declaración ante la jueza del caso ‘Supercopa’ y ahora dice que no le contrató la Federación

Gerard Piqué

Pocas veces las acciones y actuaciones de Gerard Piqué son casuales o improvisadas, al menos desde estos últimos años en los que como empresario ha necesitado comercializar y exprimir cuidadosamente cada paso y cada declaración públicos. Desde la explosión del conflicto nacional provocado por Luis Rubiales, el exazulgrana sigue mudo, distanciado del ruido mediático, moviéndose con sigilo y preocupado porque no le alcance ni le rebote alguna de las muchas balas que estos días se disparan por elevación contra el expresidente de la Real Federación Española de Fútbol. Un silencio cómplice y en su caso encubridor de algunas de las fechorías y trastadas de Rubiales, su amiguete en los asuntos de Arabia Saudí y oscuro interlocutor en el gran negocio que supuso la venta de la Supercopa de España al gobierno de saudí, escandaloso debido a la magnitud de las comisiones (24 millones), para el Kosmos de Gerard Piqué.

Sobre este tema se han producido dos novedades relevantes que explicarían el por qué de este silencio estratégico y sepulcral de alguien como Piqué, que precisamente necesita la máxima resonancia mediática para que los pocos negocios mínimamente rentables que promueve le puedan seguir más o menos funcionando. Hace apenas unas horas que Gerard Piqué sí ha levantado la voz a nivel procesal para intentar deshacer y diluir su estrecha relación con Rubiales, una maniobra de higiene preventiva intentando no contagiarse de alguien tan ‘infectado’ como quien acaba de renunciar a su cargo de presidente de la Federación de Fútbol por las presiones conjuntas del propio Gobierno de Pedro Sánchez, la FIFA y la UEFA además de haber sido condenado socialmente por los hechos de la final del Mundial Femenino.

Visto que Rubiales será perseguido por tierra, mar y aire a partir de ahora, Piqué se ha apresurado a rectificar su testimonio en el caso de la querella que se instruye en el Juzgado de Instrucción número 4 de Majadahonda (Madrid) por la venta de los derechos de la Supercopa en Arabia Saudita. Según ha destapado El Confidencial, Piqué se ha echado atrás de una primera declaración en la que afirmó que la Federación le había contratado para negociar la venta de la Supercopa de España a Arabia Saudí. Eso fue lo que dijo en su canal de Twitch, libre y espontáneamente, sin que nadie le forzara a decirlo ni tampoco en respuesta a ninguna pregunta. Ahora, por sorpresa, en un escrito dirigido a la magistrada rectifica y asegura a que se refería al acuerdo con la sociedad del país árabe interesada en llevarse allí la competición y no a un compromiso con la Federación, o sea con Rubiales.

Parece evidente que Gerard busca desmarcarse de ese vínculo tan poco aséptico con Rubiales que ese mismo medio digital demostró meses atrás mediante informaciones y audios en los que, de forma inequívoca, se ponía al descubierto el papel relevante y la iniciativa de Piqué en las negociaciones que acabaron cristalizando el 11 de septiembre de 2019 en un contrato con Sela Sport Company Limited de Arabia Saudí para la celebración de las siguientes ediciones de la Supercopa de España en aquel país.

Es una fecha es clave, pero aún lo es más la de un precontrato suscrito por Luis Rubiales meses antes, en abril de ese mismo año, antes de que el propio gobierno saudita validase la operación y anterior a que la Federación adjudicase al Andorra, propiedad también de Kosmos Football SL, participada por Gerard Piqué, una plaza en la Segunda B de la época gracias a la compra peculiar y controvertida de la plaza perdida por el descenso administrativo del Reus.

Esta la segunda novedad de un caso que se enreda, pues ahora ha sido revelado que ese precontrato y un viaje de ambos, Rubiales y Piqué, a Arabia Saudí se produjo con anterioridad a que la Federación diera el visto bueno a ese doble ascenso de categoría del equipo recién adquirido por el barcelonista cuando aun estaba en activo en el primer equipo del Barça.

Fue una jugada rocambolesca por parte de Piqué después de que el Andorra se hubiera proclamado campeón de la Preferente Catalana y ganado el derecho de subir a Tercera División. Desde la Federación hubo interés indisimulado en consumar el descenso del Reus, que perdió su plaza por la imposibilidad de abonar los 200.000 euros debidos a la plantilla. Aunque la plaza vacante, según la normativa deportiva, debió adjudicarse al equipo con más méritos para cubrirla, L’Hospitalet, campeón de la Tercera División del grupo que daba opciones de ascenso a Segunda B, la Federación Española decidió abrir una especie de subasta en la que fue el Andorra, finalmente, quien se la quedó a cambio de 452.000 euros pagados desde la misma cuenta bancaria en la que unos meses después se registraron los ingresos correspondientes a las comisiones pagadas por la fuga de la Supercopa de España.

El Andorra, de este modo, sin disputar un solo partido en Tercera División, acabó jugando en Segunda B, o sea saltando dos categorías de golpe. Los recursos y las protestas tanto del Reus como de L’Hospitalet y de la propia asociación de clubs fueron rápidamente desestimadas.

Estas nuevas informaciones añaden a ese proceso un elemento de sospecha relacionado con esa estrecha conexión entre Piqué y Rubiales en aquel mismo periodo de tiempo, precisamente mientras ambos, a espaldas de todo el mundo, cerraban primero un preacuerdo con Arabia en abril, anterior a la pintoresco ascenso del Andorra, y más tarde se formalizaba a los ojos del resto del mundo en septiembre de ese mismo 2019.

Por ese motivo no es fortuito tampoco el reciente escrito de Gerard Piqué, cambiando su primera versión del proceso de negociación a tres bandas, entre Kosmos, la RFEF y la sociedad de Arabia Saudí en nombre y representación de su gobierno, ante la jueza que investiga si Luis Rubiales infringió la ley ‘vendiendo’ una competición presuntamente oficial a un país extranjero. La normativa vigente exculpaba en principio a Piqué por intermediar. Otro asunto muy distinto y relevante sería hallar y probar la existencia de indicios de un beneficio federativo a favor del club de Piqué, el Andorra, mientras los dos presidentes negociaban millones de ganancias para la Federación y Para Gerard Piqué. Con más motivo, a Gerard le va a costar abrir la boca de momento y menos aún en contra Luis Rubiales y a favor de Jennifer Hermoso y de las reivindicaciones y denuncias de las internacionales y del fútbol y el deporte femenino en general.

(Visited 761 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

1 comentario en «Se destapan más ‘secretos’ de Rubiales con Piqué, que trata de desmarcarse»

Deja un comentario