La asignatura europea marca los comicios de este 2-A en Andorra

El futuro del Principado está condicionado por las negociaciones con Bruselas y por la decisión del Vaticano de renunciar al coprincipado episcopal, vigente desde la Edad Media

Xavier Espot

Vaya por delante: es un mérito extraordinario que en medio del Pirineo, en unos valles cerrados y agrícolamente muy pobres, se haya consolidado una población de 80.000 habitantes que, además, ha estado capaz de preservar su independencia durante más de siete siglos y tiene asiento en las Naciones Unidas. Andorra, encajonada entre Francia y España, es un milagro político y económico que hay que atribuir a la perseverancia y a la inteligencia de sus habitantes, de ayer y de hoy.

Pero el Principado, en este siglo XXI, está confrontado a retos trascendentales que, de manera capital, condicionan las elecciones que se celebran este domingo, 2 de abril, para renovar el Consejo General y proceder a la elección del nuevo jefe de Gobierno para los próximos cuatro años. Las encuestas publicadas hasta ahora señalan que el partido gobernante, Demòcrates per Andorra (DA), liderado por Xavier Espot, puede volver a ganar, pero el pequeño censo electoral –solo tienen derecho a voto los 30.000 ciudadanos con nacionalidad andorrana– puede ser un pozo de sorpresas.

La relación con la Unión Europea (UE) es el gran caballo de batalla. Andorra quiere y no puede. Quiere que Bruselas respete su especifitat laboral y fiscal y tener acceso a ayudas económicas para proceder a la transformación de las estructuras del país. Pero, a la vez, Andorra se resiste a poner fin al monopolio de las empresas públicas en sectores como la electricidad o las telecomunicaciones –que son una fuente muy importante de ingresos para las arcas del Estado– y la banca local, que ha perdido mucha pistonada en los últimos años, rechaza la implantación de competidores extranjeros.

La estrategia de Andorra en las largas negociaciones que mantiene con las autoridades comunitarias es hacer un bloque con los otros microestados europeos que tampoco forman parte de la UE (Liechtenstein, San Marino y Mónaco), pero sus realidades son muy diferentes. Además, la arquitectura institucional del Principado, fijada en la Constitución del 1993, pende de un hilo.

El Vaticano ya ha hecho saber que la figura del copríncipe episcopal –que ostenta el arzobispo de la Seu d’Urgell– le sobra. Esta herencia medieval se ha convertido en una rémora y es muy posible que Enric Vives, el actual copríncipe episcopal –que se jubila el año que viene– sea el último. ¿Cómo se estructurará el Principado del Pirineo? ¿renunciará también el copríncipe francés, Emmanuel Macron, y Andorra tendrá que acontecer una república? ¿Sustituirá el jefe de Estado de España, el rey Felipe VI, el copríncipe episcopal? Son preguntas importantes que nadie se hace en público, pero que están en el trasfondo de estas elecciones generales.

El cambio climático es el otro gran enemigo invisible de Andorra, que ha vivido unos años dorados gracias al empujón del empresario de esquí Joan Viladomat –muy mal visto por el Gobierno de DA– y al turismo de la nieve. Una vez ha dejado de ser paraíso fiscal y la meca del comercio low coste, el esquí es un puntal de la economía del país. Pero primero hace falta que nieve…

Los socialdemócratas están preparados para gobernar el país

La reunificación de la familia socialdemócrata –que se había roto con la salida protagonizada hace diez años por el exjefe de Gobierno, Jaume Bartumeu– es la gran novedad de las elecciones de este domingo. Habrá que ver si esta alianza de la izquierda, que cuenta con el apoyo de los sindicatos del país, es capaz de tumbar la potente maquinaria de poder, de inercia conservadora, que ha consolidado DA.

Los socialdemócratas, de talante mucho más europeísta y partidarios de legalizar el aborto, también han hecho frente común con las entidades que se oponen a dos polémicas infraestructuras que promueve el Gobierno de Xavier Espot: la implantación de un laboratorio de inmunología que la multinacional Grifols quiere levantar en unos terrenos públicos de Ordino, parroquia declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco; y la construcción del helipuerto nacional al paraje de la Caubella, que provocará un gran destrozo ecológico si sale adelante. El cabeza de lista del PS SDP+ por la Massana, Michel Moliné, propone que la ubicación del helipuerto tendría que ser cerca de la frontera con España, a la zona de Naturland.

8TV y el detective Paco Marco, los grandes protagonistas

En la campaña de las elecciones de este 2-A ha aparecido un invitado muy especial y que ha desatado pasiones: el detective Paco Marco, exdirector de la conocida agencia Método 3. El canal catalán 8TV, que tiene entrada en Andorra, ha decidido dedicar una programación especial sobre los “secretos” y las cloacas del Principado, que se ha emitido durante tres sábados consecutivos, dentro del espacio El Fax de 8TV, que dirige el periodista Eduard Pujol.

Con conocimiento de causa y sin pelos a la lengua, Paco Marco ha explicado la complicidad de políticos y jueces de Andorra con la operación Cataluña contra líderes del independentismo catalán, emprendida por el exministro Jorge Fernández Díaz y ejecutada por la policía patriótica de José Manuel Villarejo & cía. El detective también ha denunciado la conexión de altos funcionarios del Estado y banqueros con tramas de narcotraficantes.

La dureza de las acusaciones emitidas por 8TV, apoyadas con documentación, han tenido un fuerte impacto en la opinión pública andorrana, que no está acostumbrada a recibir estas terapias de choque informativo, en un país en el que reina la censura. El expresidente de 8TV, el empresario andorrano Christian Perez, se ha desmarcado de los contenidos explosivos de los programas en los que ha intervenido Paco Marco, junto a Pilar Rahola.

(Visited 135 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario