FRUSTRADO DEBATE SOBRE EL FUTURO FUTBOLÍSTICO DEL BARÇA POR FALTA DE TÉCNICOS

Ni Joan Laporta ni Víctor Font cuentan con candidato a secretario técnico

La candidatura de Joan Laporta empieza a dejar ver, irremediablemente, esa falta de preparación y provisionalidad con la que se ha topado en el momento en que la campaña se ha hecho un poco larga y ha necesitado ir más allá de los fuegos de artificio.

El debate organizado en un medio de comunicación al que estaban invitados los responsables de fútbol de cada candidatura debió suspenderse precisamente por falta de un representante titular de la candidatura de Joan Laporta, que no tiene, porque según parece el modelo de su Barça se basa exclusivamente en exprimir los recursos y el poder que otorga ser presidente sin preocuparse demasiado de los detalles como pensar en armar una estructura de gobierno deportivo sensible a los problemas del club.

Mucho menos le interesa delegar en alguien con carisma y personalidad para el puesto de secretario técnico de fútbol, un cargo que, en definitiva, le molestaría si lo ocupa alguien con conocimientos, personalidad y opinión a la hora de fichar y traspasar. No quiere a nadie que sepa más o menos sino un monigote, tipo Éric Abidal, como propuso en 2015, un futbolista retirado y sin ningún recorrido que luego se acabó enrolando en las filas de Josep Maria Bartomeu. Allí demostró su insuficiencia y falta de carácter y acierto sobradamente. 

Ahora, a Laporta le interesa un don nadie que le sea leal y aplauda cuales quiera que sean los trapicheos con los que sueña este candidato, si llega a presidente. Ya circulan en este sentido demasiados rumores de agentes FIFA de su confianza que habrían invertido en la financiación de la campaña carísima de Joan Laporta bajo la promesa de recuperar con operaciones -traspasos- esta especie de adelanto en el primer año de mandato.

Lo que quiere decir que Joan Laporta puede que acabe no presentando a ningún técnico o especialista o acabe decidiéndose por un segunda o tercera fila. Será esa área del club la que conducirá personalmente. Le seduce la idea de volver a fichar futbolistas como Keirrison y Henrique, operaciones abarrotadas de comisionistas, o como Zlatan Ibrahimovic en 2009 con millonarios porcentajes a favor de su agente Mino Raiola. 

Ya se ha negado a contratar a coste cero a Eric Garcia, jugador del Manchester City porque, precisamente, se trata de un futbolista de casa, amortizado, joven y de mantenimiento muy sostenible. Laporta los prefiere extranjeros, de más edad, caros y sin que el talento para jugar a fútbol sea precisamente su cualidad más atractiva.

Lo mismo ocurre con la candidatura de Víctor Font, que finalmente no ha podido presentar ni contar con ninguna de sus reiteradas promesas, Xavi Hernández y Jordi Cruyff, dos exjugadores que han desmentido incluso que estén dispuestos a venir al club ni que se dé el caso de que Víctor Font gane las elecciones. Aun así, Font los mantiene en su posible organigrama sin que, como ha ocurrido ahora, haya sido posible participar en un debate sobre el ámbito deportivo. 

La única candidatura que lo ha presentado y lo tiene es la de Toni Freixa en la persona de Lluís Carreras, un técnico reconocido y de nivel, formado en la Masia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides