El comodín Zapatero

Cuesta entender que aquella oferta de una vicepresidencia y tres ministerios que el PSOE le hizo a Podemos en julio pasado no sea válida dos meses después. Incluso los yogures cuando caducan se pueden comer, aunque no conserven el cien por cien de sus propiedades. Tampoco se entiende que lo que no valía el pasado julio -Podemos rechazó la oferta socialista- ahora ya sea un buen acuerdo. Todo ello hace cierto el dicho de Groucho Marx: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados".

La terquedad de unos y otros hace pensar en el desenlace menos deseado: las elecciones. Con el tiempo se verá si todo fue una pantomima para volver a hacer elecciones o si realmente la animadversión que Pedro Sánchez siete por Pablo Iglesias, y al revés, es insalvable.

De la época escolar, recuerdo que el profesorado dejaba que los alumnos se volvieran a presentar a un examen para intentar mejorar nota; después, el alumno elegía la mejor de las dos notas y santas pascuas. En política esto no va así. Si se repiten las elecciones y Sánchez saca peor resultado que en las últimas, el socialista no podrá solicitar la primera nota (resultado) y tendrá que conformarse con lo que digan los votantes esta segunda vez. Si, pongamos por caso y pese a lo que digan las encuestas, muchos electores de izquierdas se enfadan y deciden no ir a votar, hartos de la estulticia de sus dirigentes, y gana la suma de las derechas, no les dejarán ni revisar el examen…

En cualquier caso, soy de los que piensan que en el último minuto o incluso en tiempo añadido, Sánchez todavía puede marcar el gol de la investidura. No hay que olvidar que el dirigente socialista ha nacido con una flor en el culo. Escuchaba el otro día al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero animando públicamente a Iglesias para que ahora invista Sánchez de gratis, y luego prosigan las negociaciones. Hay que recordar que Iglesias ya usó el comodín Zapatero en el último debate de investidura. El líder de Podemos dijo que un socialista muy importante -no reveló el nombre, pero todo el mundo sabía de quien hablaba- le había sugerido que renunciara al Ministerio de Trabajo a cambio de conseguir sus competencias activas. Así, es pública y notoria la influencia de Zapatero sobre Iglesias; lo que no tengo tan claro es que el expresidente leonés conserve el mismo influjo sobre Sánchez …

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario