La UDEF sospecha que los Pujol ganaron 50.000 euros con la compra de un edificio de la Generalitat

Los investigadores contrastan los detalles de una declaración del caso Grand Tibidabo con un ingreso del asesor fiscal Sánchez Carreté
Jordi Pujol, en el Parlamento de Cataluña, en 2015
Jordi Pujol, en el Parlamento de Cataluña, en 2015

La familia Pujol Ferrusola se embolsó 8,3 millones de pesetas, más de 50.000 euros, cuando la Generalitat de Cataluña, en 1991, compró el edificio donde se instaló la consejería de Medio Ambiente, publica Vozpópuli citando el contenido de un informe remitido por la UDEF al juez que instruye el caso Pujol en la Audiencia Nacional, José de la Mata.

Según la misma información, esta unidad de la Policía Nacional ha confirmado la veracidad de la declaración que el empresario Alberto Freixa Vidal hizo en el marco del caso de corrupción Grand Tibidabo, en 1994, según la cual una parte de la comisión pagada en la compra del edificio se la llevó uno de los hijos del entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol.

La UDEF, añade Vozpópuli, ha comprobado que la sociedad Catalana de Mitjans Edició SA ingresó un cheque por un valor de 9,3 millones de pesetas, unos 56.000 euros, de una operación de compra en la que la Generalitat pagó 25,1 millones de euros al empresario Javier de la Rosa, principal condenado por el caso de la descapitalización de Grand Tibidabo.

Catalana de Mitjans Edició SA tenía como administrador a Joan Antón Sánchez Carreté, asesor fiscal de los Pujol Ferrusola, lo que para la UDEF constituye un indicio sobre la presencia de alguno de los miembros de la familia del expresidente catalán en la obtención de comisiones en esta operación de compraventa.

De hecho, indica también Vozpópuli, documentación recientemente facilitada por las autoridades de Andorra, correspondiente a los movimientos de los Pujol en la entidad actualmente denominada Andbank, indica una entrada de fondos por un importe de 8,3 millones que los investigadores creen que puede estar relacionada con el cobro recibido por la sociedad de Sánchez Carreté.

En cuanto a la diferencia de un millón de pesetas entre los citados importes, añade esta información, la UDEF sospecha que se trata de la comisión de intermediación que se habría embolsado el propio Sánchez Carreté. Coterma, una sociedad vinculada con Lluís Prenafeta, quien fue el secretario de la Presidencia de Jordi Pujol durante la década de los 80, también consta entre los perceptores de posibles comisiones en esta operación. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides