Junior aparece en el puerto de Ibiza

El heredero del expresidente cobró como comisión medio millón de euros y un apartamento de lujo en un edificio diseñado por Jean Nouvel
Jordi Pujol Ferrusola
Jordi Pujol Ferrusola

Jordi Pujol Ferrusola hace de mediador en todo tipo de operaciones, al menos menos factura elevadas comisiones aunque el negocio sea una ruina. Este es el caso de la promotora Life Marina Ibiza, que ha levantado dos lujosos edificios de apartamentos en el puerto de Ibiza, para la cual el heredero de Pujol buscó inversores si bien, al final, se acogió el año pasado a un concurso voluntario de acreedores. En noviembre de 2007, cuando todavía no se había puesto el primer ladrillo del complejo conocido como «las boas de Ibiza», diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel, Jordi Junior facturó cerca de medio millón de euros por su intermediación y, encima, se le prometió que recibiría uno de los apartamentos de lujo, que superan el millón de euros.

En el último informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) se apunta que en esta aventura ibicenca también intervino Josep Pujol Ferrusola, el tercer hijo del expresidente, pero los investigadores policiales se olvidan de mencionar que este último participó acompañado de sus socios de la consultora Europraxis, de empresarios andorranos y de los ex vicepresidentes del Barça Marc Ingla y Jaume Ferrer (ver EL TRIANGLE número 811, de 22 de enero de 2007).

Según informaciones de la prensa local, en «las boas de Ibiza» han comprado apartamentos unas cuántas figuras del fútbol, como Carles Puyol -un ático dúplex-, Gerard Piqué -a medias con Shakira-, David Villa, Kiko Narváez… así como gente de la jet-set barcelonesa -una de las hermanas Bernat, de la familia ex-propietaria de Chupa-Chups- o millonarios rusos como Roman Abramovich.

Pero los investigadores policiales no están interesados en conocer tan distinguido vecindario, sino en descifrar las relaciones de Jordi Pujol Ferrusola con una trama empresarial que le pagó medio millón de euros y un lujoso apartamento. Los investigadores policiales señalan que, de las declaraciones de los testigos y de la documentación disponible, no se saca en claro el papel de Jordi Junior, ni siquiera si llegó a intermediar realmente en la búsqueda de inversionistes, pese a la existencia de un contrato y del pago. También reconocen la dificultad de penetrar en un embrollo de empresas relacionadas con la promotora Life Marina Ibiza.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides