Las críticas al tiempo de reflexión de Sánchez irrumpen en el primer debate de candidatos y el PSC sale en su defensa

Junts, ERC y Comuns empatizan con el presidente español por el 'lawfare', mientras el resto desconfía

Candidats al 12-M

La mayoría de los candidatos al 12-M ven con recelo el tiempo de reflexión que se ha tomado el presidente del gobierno central, el socialista Pedro Sánchez, después de la investigación abierta contra su mujer por una denuncia de Manos Limpias. En el debate de RAC1 y La Vanguardia, solo el socialista Salvador Illa lo ha defendido: «Es un hecho inédito, pero es un acto de sinceridad». Illa considera que todo ello es un ataque personal a Sánchez y pide una «reflexión colectiva» sobre los límites de la política.

En este sentido, Josep Rull (Junts + Puigdemont per Catalunya), Pere Aragonès (ERC) y Jéssica Albiach (Comuns Sumar) empatizan con Sánchez para sufrir ahora lawfare, pero recuerdan que los ataques de la ultraderecha no son nuevos. Más contundentes han estado Alejandro Fernández (PPC), Ignacio Garriga (Vox), Laia Estrada (CUP) i Carlos Carrizosa (Cs), que ven un movimiento extraño.

El candidato del PP, Alejandro Fernández, asegura que el movimiento de Sánchez «se ha cargado» la campaña de Salvador Illa en Cataluña porque mientras el candidato socialista defiende que su proyecto es el de la fiabilidad y la inestabilidad, el gesto del presidente español «deja España en el limbo de la incertidumbre y la inestabilidad».

Por el candidato de Vox, Ignacio Garriga, el tiempo de reflexión de Pedro Sánchez es una «escenificación» y, al contrario de lo que defiende Illa, es Sánchez el que ha superado los «límites políticos y morales» y lo anima a dimitir. El líder de Vox también apunta a que más que Sánchez, hay catalanes que han sufrido «violencia» independentista, como la familia de la escuela de Canet.

En esta línea se ha pronunciado el candidato de Cs, Carlos Carrizosa, que acusa a Sánchez de «cobarde» por no dar la cara mientras en Cataluña hay gente que vive «asediada por el separatismo» que ahora se puede beneficiar por la amnistía. En este sentido, Carrizosa ha anunciado que este viernes se desplazará a Argelers (Francia) «para decirle a Puigdemont que es un «fugado».

También han sido duras las críticas de la candidata de la CUP, Laia Estrada, que recuerda a Sánchez que Manos Limpias «no nació ayer». Estrada ha evitado empatizar con el líder del PSOE porque a pesar de que ahora sufra «el alcantarillado del régimen del 78», en otras ocasiones, dice, «lo ha utilizado cuando le ha hecho falta.

Quien sí que ha empatizado con Sánchez, son los candidatos de ERC, Pere Aragonès; el número 3 de Junts + Puigdemont per Catalunya, Josep Rull, y la candidata de Comunes Sumar, Jéssica Albiach. Aun así, tampoco han ahorrado en críticas. «No es propia esta actitud. Se tiene que venir llorado de casa», ha espetado Rull.

Aragonès dice que entiende a Sánchez «desde el punto de vista personal», pero le recuerda que a la extrema derecha «se le tiene que hacer frente siempre». También Albiach ha pedido al presidente español «resistir y pasar a la ofensiva» para no dejar la democracia en manos de una derecha enloquecida».

(Visited 53 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario