Àngels Gregori asumió la presidencia del PEN catalán en una junta de la entidad celebrada el 14 de junio del año pasado. Sustituyó a Carmen Arenas, que había presidido la asociación los ocho años anteriores. Abrió los cajones y una semana después ya era consciente de que las cuentas no cuadraban. Pidió explicaciones a su antecesora y ésta le dijo que se trataba de "desajustes mínimos". Una auditoría ha calculado que estos desajustes son, como mínimo, de 280.000 euros entre los años 2009 y 2017.

Gregori volvió a pedir explicaciones a Arenas, que, además de presidir el PEN entre los años 2010 y 2018, había sido secretaria general, entre los años 2002 y 2010, bajo la presidencia de Dolors Oller. Como sus explicaciones no la convencieron, la junta del PEN ha decidido emprender acciones legales contra ella. Para confirmarlo se ha convocado una asamblea general de los socios de la entidad para el próximo día 11. La junta propondrá que se reclame a Carmen Arenas el "resarcimiento de los daños económicos causados ​​a la asociación", tanto en su etapa de secretaria general como en la de presidenta. Fuentes consultadas por El Triangle calculan que estos daños están más cerca del millón de euros que los 280.000 detectados por la auditoría.

A pesar de que Gregori preside una junta en la que seis de los ocho miembros ya estaban en el equipo que dirigía Arenas y que mantiene los trabajadores de aquella etapa, asegura que ninguno de ellos sabía "absolutamente nada" del dinero que han desaparecido del PEN .

La asamblea del próximo día 11 se prevé, lógicamente, muy tensa. Carmen Arenas, que se presentará acompañada de un abogado, se ha defendido diciendo que "aquí ha habido una acusación y ya no hay lugar a duda. En la asamblea se aclarará lo que haya y lo que no haya. Son los socios los soberanos para decidir qué hacer. No sería prudente empezar a decir cosas por ningún lado; priorizar la prensa a los socios sí que sería una irregularidad ". Àngels Gregori replica diciendo que ha estado intentando encontrar una salida durante un año pero que las explicaciones de su predecesora no le han convencido: "La manera de entender el dinero público no la compartimos. Si era una práctica habitual, la cuestionamos ", ha afirmado, y ha anunciado que dimitirá si los socios no avalan su denuncia.


LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA