Que Arabia Saudí decapitó el pasado 19 de agosto a la activista por los derechos humanos Esra Al-Ghamgam. Se lo tragó el catedrático de Ciencia Política alineado en los últimos tiempos con el independentismo más radical y muchas más personas implicadas en la causa de desprestigiar España. El rapero Pablo Hasel, por ejemplo. O el Centro de Autonomista de Dependientes del Comercio y la Industria (CADCI). Cotarelo retuiteó precisamente el mensaje que el CADCI había colgado en su web, a pesar de que el centro de comerciantes lo anuló después de que Maldito bulo denunciara la falsedad.

La noticia de esta decapitación fue publicada por el portal tercerainformacion.es y difundida por uno de los portales que mezclan propaganda pro-rusa y apoyo al independentismo catalán: Bajo el cielo de Moscú. El texto del mensaje decía: "Ayer, el régimen de Arabia Saudí, amigo y socio de la monarquía española, decapitó a la defensora de los Derechos Humanos y feminista Esra Al-Ghamgam por participar en unas protestas pacíficas contra el régimen saudí. Pero de esto no hablarán en las noticias".

La activista Esra Al-Ghamgam está detenida desde diciembre de 2015 y se espera que la sentencia por el juicio a que la han sometido por defender los derechos humanos en Arabia Saudí se celebre el próximo diciembre. Su hermana Zena Al-Ghamgam ha denunciado el daño que esta noticia falsa ha hecho a su familia.