El Parlamento de Cataluña, por 61 votos a favor, ha aprobado el punto favorable a ejercer de una manera concreta el derecho de autodeterminación incluido en la moción presentada por la CUP, cuya votación, prevista para las 15 horas, ha avanzado la Mesa de la cámara a primera hora de la mañana a petición de ERC. La alteración del orden del día se ha aprobado con 70 votos a favor (de JxCat, ERC y la CUP) y 54 en contra (Cs, PSC y PP).

El objetivo de esta maniobra era adelantarse a la previsible comunicación del requerimiento de suspender la votación por parte por el Tribunal Constitucional, que habría impedido el debate esta tarde pero finalmente ha llegado, con una nueva advertencia a Roger Torrent, de manera casi simultánea a la votación del punto sobre la autodeterminación.

El pleno del Constitucional, por unanimidad, ha suspendido los acuerdos de la Mesa con los que se admitió a trámite la moción de la CUP votada este martes.

Aunque el independentismo se ha unido para votar por la autodeterminación, ha evidenciado su división en el resto de puntos votados. De manera destacada, no ha prosperado el intento de la CUP para instar al gobierno catalán a destituir al consejero de Interior, Miquel Buch.

Los diputados de Ciudadanos y del Partido Popular se han marchado del hemiciclo antes de esta votación. Tampoco estaban presentes los miembros del gobierno de la Generalitat, que se encuentran, como cada martes, en la reunión del ejecutivo.

El diputado de Cs Carlos Carrizosa ha pedido al presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, que consultara a los letrados de la cámara sobre la modificación del orden del día, pero Torrent ha respondido, antes de iniciar el debate sobre la moción de la CUP, que no les consta ninguna comunicación del Constitucional y que, en el momento que reciban una, la trasladarían a la cámara.

La decisión de adelantar la votación también ha generado malestar en el gobierno catalán. La consejera de la Presidencia y portavoz, Meritxell Budó, ha lamentado, en una carta dirigida a Torrent, que el cambio de horario de la votación, que ha considerado "repentino y sin consenso", ha impedido que el ejecutivo participe.

En particular, ha destacado que el cambio vulnera el derecho de dos miembros del gobierno a votar como diputados que son, uno de ellos el presidente Quim Torra.