Centenares de personas se han concentrado ante la Delegación del Gobierno español en Barcelona para exigir que el ejecutivo que dirige Pedro Sánchez encuentre una solución para los migrantes rescatados por el barco Open Arms y que Italia y Malta se niegan a que sean desembarcados. Durante la concentración se han lanzado gritos de 'Abramos fronteras', "Ninguna persona es ilegal" o 'Vergüenza' y han intervenido representantes de las entidades que lo han convocado, entre ellas 'Stop Mare Mortum', 'Caravana Abramos Fronteras' o 'Cerremos los CIES'.

La ONG Proactiva Open Arms ha pedido hoy que el gobierno español se ofrezca para dar asilo a los 31 menores que se encuentran actualmente en su barco a la espera de que algún país les ofrezca un puerto seguro. En el Open Arms hay ahora 151 migrantes después de que en los últimos días se hayan desembarcado 12 en Malta e Italia por razones de salud. Òscar Camps, director de la ONG, ha acusado a Pedro Sánchez de ponerse de perfil ante esta crisis. Tres de sus ministros –María Jesús Montero (Hacienda), Magdalena Valerio (Trabajo, Migraciones y Seguridad Social) y José Luis Ábalos (Fomento)- han afirmado que se atienen a la normativa europea y han reclamado que Italia abra sus puertos a los migrantes que han rescatado las ONGs. En la misma situación que el Open Arms se encuentra el barco Ocean Viking, de Médicos sin Fronteras y SOS-Mediterráneo, que transporta 356 personas rescatadas frente a la costa de Libia.

A la presión para que se resuelva esta crisis se han sumado en los últimos días los actores Antonio Banderas y Javier Bardem, que han lanzado mensajes en esta dirección, y Richard Gere, que llegó a llevar personalmente alimentos al Open Arms. El gobierno español espera que la Comisión Europea tome una decisión en las próximas horas que garantice el desembarco y distribución de los migrantes rescatados entre diferentes países de la Unión.