Juan Carlos I de Borbón, rey emérito de España, retiró repetidamente dinero en efectivo de la cuenta en la que depositó 64,8 millones de euros procedentes de Arabia Saudí, revela este viernes El Confidencial. Según esta información, las retiradas se produjeron al menos durante el periodo 2008-2012, fueron continuas, superaron los 100.000 euros mensuales y se destinaron a gastos no declaradas de toda la familia real española.

El Confidencial, que publica recibos del banco Mirabaud, donde la sociedad instrumental panameña Lucum recibió el depósito, especifica que la primera salida de dinero se dedicó a pagar los honorarios de los responsables de la estructura presuntamente encargada por Joan Carles I: el abogado Dante Canonica y el gestor de fondo Arturo Fasana.

Posteriormente, entre enero y marzo de 2009, se produjeron tres retiradas superiores cada una a los 200.000 euros y justificadas como "gastos personales" en los documentos bancarios. La cifra extraída en efectivo durante 2010 subió a 1,5 millones de euros.

Mirabaud comunicó a Juan Carlos I su incomodidad después de que se conociera el accidente que sufrió en Botsuana el monarca, y entonces se produjo la transferencia 60 millones de euros a Corinna Larsen, que era el importe restante en la cuenta de Lucum, cerrado justo después por Canonica y Fasana junto con la sociedad panameña, añade el mismo diario.