El candidato conservador Boris Johnson se ha adjudicado este jueves una de las victorias más importantes de la historia de su partido, la más destacada desde los años 80 con Margaret Thatcher, y ha obtenido por mayoría absoluta un amplio aval para culminar el Brexit el próximo 31 de enero.

Los tories de Johnson, que han hecho campaña con el eslogan Get Brexit Done (Hagamos ya el Brexit), han sumado 364 de los 650 diputados, a falta todavía por determinar el de la única circunscripción que resta pendiente de escrutar a primera hora de este viernes. Después de haber subido 47 escaños, Johnson ha afirmado que han dejado atrás la posibilidad de volver a votar sobre el Brexit en un referéndum.

El partido laborista, que ahora totaliza 203 representantes, se ha hundido de la mano de Jeremy Corbyn, quien ya ha anunciado que no repetirá como candidato. Han perdido 59 diputados en su peor derrota electoral desde 1935.

La tercera fuerza de la cámara británica sigue siendo el nacionalismo escocés que lidera Nicole Sturgeon, ahora reforzado, ya que pasa de tener 35 a 48 asientos. Cinco años después de la derrota secesionista en el referéndum del 2014, Sturgeon ha esgrimido el resultado de los comicios como un mandato por otro referéndum. En contraste con su contundente triunfo en el conjunto del Reino Unido, los tories han pasado de 13 a 6 representantes en Escocia.