El Comité del Parlamento británico que estudia la interferencia rusa en el referéndum que celebró este país para abandonar la Unión Europea ha concluido, en un apartado dedicado a Catalunya, que el Kremlin difundió propaganda para beneficiar a los independentistas a raíz de la celebración del referéndum del 1 de octubre. Este es el quinto informe que emite el Comité de la House of Commons que investiga esta cuestión y que se titula: "Desinformación y fake news". La Comisión está formada por cinco diputados laboristas, cinco conservadores y uno del Partido Nacionalista Escocés.

La conclusión de esta comisión sobre la influencia rusa en la consulta del 1 de octubre es la número 46 de un total de 52 y dice textualmente: "Hemos escuchado evidencias que muestran supuestas interferencias rusas en el referéndum español, el 1 de octubre de 2017. Durante la campaña del referéndum, Rusia provocó conflictos, a través de una mezcla de información engañosa y desinformación, entre personas dentro de España, y entre España y otros estados miembros de la UE, y la OTAN. Escuchamos pruebas que demuestran que Rusia tenía un interés especial en desacreditar el sistema democrático español, a través de la televisión estatal rusa y organizaciones que difundieron propaganda que beneficiaba a los que querían la independencia de Catalunya".

El informe también concluye que Rusia interfirió en el referéndum del Brexit y acaba recomendando que "Si el Kremlin continúa interfiriendo en próximas elecciones, los gobiernos de ambos lados del Atlántico tendrían que imponerle duras sanciones, preferiblemente coordinadas entre los Estados Unidos y Europa".

Varios medios catalanes, como TV3, Cataluña Radio, La Vanguardia o el ARA y todos los portales independentistas, se hicieron eco de un informe enviado a este Comité por un colaborador de Wikileaks negando la interferencia rusa en la política catalana. Ninguno de estos medios ha recogido todavía las conclusiones dadas a conocer por Westminster hace unos días.