Toni Soler, factótum de TV3, en campaña contra Salvador Illa

El propietario de la productora de 'Polònia' y 'Està passant' acusa al líder socialista de representar “un país agotado” y defiende que el PSC “hizo callar al país y ahora no tiene nada que decir”

Toni Soler presentando el programa 'Està passant' de TV3 y hablando de la celebración de una Diada del 11 de setiembre

Toni Soler consta como director del programa Està passant de TV3 en el portal 3cat.cat. Se trata de un programa de análisis de la actualidad en clave de humor que se emite de lunes a viernes de 20:15 a 21 horas, antes del Telenotícies vespre. Además, los jueves, cuando termina el informativo nocturno de TV3, se emite Polònia, otro programa de humor con la política como ingrediente fundamental. En la web de 3cat.cat se lee que «Polònia es el espacio de sátira política que dirige Toni Soler». A ambos programas, producidos por Minoria Absoluta, propiedad de Soler, les llueven las críticas de sectarismo político en beneficio de ERC. La filia de Soler por ERC está omnipresente en los artículos de opinión que publica todos los domingos en la contraportada del diario ARA. En las últimas semanas, este factótum de TV3 ha aumentado el volumen de su mensaje antisocialista y, especialmente, contra el candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Salvador Illa.

“Salvador Illa es un candidato nihilista: representa la ausencia de entusiasmo como activo electoral. Una fórmula propia de un país agotado”, escribió Soler, el pasado 3 de marzo, en su columna, que se presenta bajo el título de “Fora de test”. Este artículo empezaba así: “El objetivo del PSC ya no es ser -sólo- el dique de contención del independentismo. Lo que quieren los socialistas catalanes es convertirse en lo mismo que el PP en Galicia, es decir, un partido ‘regionalista’ sensato, interclasista, que represente los intereses de todos los sectores conservadores -de derecha y de izquierda-. Un partido que garantice paz y buenos alimentos, ausencia de sorpresas, maás actitud que ideología. Que detenga las pulsiones de cambio que, en Cataluña, representa el soberanismo (…)”.

El 7 de abril, en un artículo titulado «La ley del silencio», el propietario de Minoría Absoluta escribía que «el PSC ha renunciado hace tiempo a presentar un proyecto nacional con cara y ojos» y suscribía la frase de otro columnista que había dicho que “el PSC hizo callar al país y por eso ahora no tiene nada que decir”. Además, lamentaba que el PSC lidere los sondeos previos a las elecciones del próximo 12 de mayo: “Pero, ay, este páramo discursivo es el que tiene una mejor intención de voto (…)”.

Los artículos de Soler están llenos de justificaciones de la política de ERC y de críticas al resto de partidos, especialmente, como se ha dicho, al socialista, adversario principal a batir en las próximas elecciones. Hablando del próximo gobierno de Cataluña reclama que sea sincero y reflexiona: “Si es un gobierno autonomista y constitucionalista, que proclame que el futuro de Cataluña no depende de sus ciudadanos, sino del gobierno español y de su capacidad represora. Que el déficit fiscal nunca se corregirá y que es bueno que así sea. Que el país es naturalmente bilingüe y que si esto implica la minorización del catalán, pues mala suerte (…)”.

En un gag de Està passant, hace unas semanas, se mintió acusando a Illa de comprar desde el ministerio de Sanidad mascarillas a la empresa patrocinada por el comisionista Koldo García. Soler también miente en sus artículos. El 3 de marzo escribió en el artículo “Votar terrorismo”: “La conducta del PSC es suficiente para ganar las elecciones municipales y las elecciones generales. Sin embargo, las elecciones catalanas son otra cosa. El PSC nunca las ha ganado, ni siquiera en los años de oro del felipismo. Hoy en día, a pesar de la desorientación independentista en unas elecciones al Parlamento catalán sigue aflorando una especie de amor propio que favorece a los partidos de obediencia catalana”. En las últimas elecciones al Parlamento catalán, celebradas en febrero del 2021, el PSC fue el partido con más apoyo, con 652.858 votos, unos 50.000 más que ERC, el partido de Toni Soler. El PSC fue también el partido más votado en las elecciones al Parlament en 1999. En aquella ocasión, Jordi Pujol fue reelegido presidente gracias a los votos del PP, lo que Puigdemont llamaría una «operación Collboni«. Pero si Toni Soler no recuerda los resultados de las elecciones del 2021, ya es pedirle demasiado que recuerde los de 1999.

El hombre que mueve los hilos ideológicos de Està passant y Polònia ha cerrado su perfil de X a las personas que no quiere que entren. Muchas le criticaban por su claro sesgo ideológico y el de los programas de su productora en TV3. En la red X se escuchan cada vez más voces reclamando que estos programas no se emitan durante la campaña electoral. La noche del 25 de abril comienza oficialmente esta campaña, unas horas después de que TV3 emita Està passant y Polònia. Tres días después, Toni Soler publicará una nueva colaboración en su sección “Fora de test” en el diario ARA.

(Visited 175 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario