Laporta deja en manos de otro enterrador del Reus el futuro de Barça Vision

Bryan Bachner, que fue su ejecutivo clave en la expansión china del Reus, la operación que se comió al extinto club catalán, ha sido ascendido en el organigrama, donde ya ejerce como director de las oficinas de Nueva York y de Hong Kong

Bryan Bachner

En su momento, hacer coincidir la venta de Barça Studios con el cierre traumático de Barça TV no fue precisamente una gran idea, pues enviaba un mensaje contradictorio al considerar el fondo documental de la televisión azulgrana, tanto como su estructura, dinamismo, historia y prestigio mediático como uno de los activos valiosos de la operación. En cualquier otra entidad mínimamente organizada ambos objetivos se hubieran armonizado para reforzar la imagen de club y de marca. En el Barça, sin embargo, como la primera y la última palabra la tiene el presidente, Joan Laporta, se produjo ese desgarro estratégico tan perjudicial, incomprensible y hasta cierto punto grotesco. Contra la razonabilidad y la mínima inteligencia corporativa se impuso la voluntad de Laporta, empeñado en liquidar Barça TV porque era una herencia del pasado y al mismo tiempo necesitado de cerrar una operación de venta de humo (Barça Studios) para poder sellar otras de compras de jugadores generosamente comisionadas.

Ya fue extraño que, en el verano de 2022, la compulsiva entrada de Jaume Roures en el invento, a través de Orpheus Media -cuando aún era el jefe de Mediapro-, no estuviera en ningún caso relacionada con la recuperación o gestión de la televisión azulgrana que había sido, históricamente, uno de sus principales objetos de deseo. Luego se ha sabido que en realidad el primer intento de venta del 49% de Barça Studios fue solo una farsa, otro favor de Jaume Roures a Laporta que se acabó destapando cuando llegó el momento de pagar el segundo plazo de 30 millones por su parte y también por parte de Socios.com, el otro cómplice necesario para la fábula de una transacción accionarial por valor de 200 millones de los cuales solo se han cobrado 40 millones a estas alturas.

Ahora, en plena dinámica de deconstrucción y hundimiento de esa maniobra contable tan oscura, complicada con el asiento contable de 208 millones en el pasado ejercicio basándose en el valor del 51% de la sociedad, Laporta ha realizado un movimiento que debería producir escalofríos entre el barcelonismo por dos muy buenas razones. La primera, porque en sí mismo el nombramiento Bryan Bachner como nuevo responsable de Barça Visión, resulta inquietante si se tiene en cuenta su papel clave como enterrador del Reus. La segunda, porque su nombramiento ha sido desvelado ahora por un medio periodístico, el diario Ara, como el secreto mejor guardado del organigrama ejecutivo del club, ya que se produjo de forma efectiva a finales de 2023.

Ninguna buena intención puede esconderse detrás de este movimiento interno de designación silenciosa de Bryan Bachner al frente de una división de negocios del club que lo que precisamente necesita, más que nunca, es el liderazgo de algún alto ejecutivo con el carisma y la capacidad de resucitar a un muerto. El palmarés profesional de Bachner empieza y acaba, desde el punto de vista del interés barcelonista, en su acreditada y destacada participación en la gestión más opaca y funesta del Reus como mano derecha de Joan Oliver, el exdirector general del Barça de Laporta entre 2008 y 2010, actuando como propietario del extinto club catalán por ser el máximo accionista de Core Store SL, la sociedad en la que Joan Laporta, Rafael Yuste, y Xavier Sala-i-Martin figuraban como accionistas junto a Oliver.

Hoy, años después de aquella escandalosa liquidación del Reus, Hacienda ha empezado a investigar si hubo delito fiscal en las actuaciones de Joan Oliver, especialmente las relacionadas con Bryan Bachner al frente de CSSB Limited (2016-2021), con sede en Hong Kong y vinculada a Core Store SL en la búsqueda de inversores a cambio de rentabilidades relativamente altas, del 6%. Los clientes acaban convencidos de la prosperidad financiera del negocio cuando el propio Laporta les recomendaba jugarse su dinero sin el menor riesgo. Se les ofrecía ingresar 100.000 euros y cobrar trimestralmente los intereses, garantizándoles la devolución del capital inicial al finalizar el contrato tres años después.

Varias querellas, una del extenista Albert Ramos, han acabado en el juzgado dirigidas contra el actual presidente, Joan Laporta, quien hasta ahora ha aceptado un acuerdo de conformidad, pagando a los demandantes, antes de ir a juicio y arriesgarse a recibir una condena.

Bryan Bachner fue de los primeros fichajes de Laporta en cuanto recuperó la presidencia, poniéndole al frente de las oficinas de negocio y representación del FC Barcelona en Nueva York y Hong Kong. Eso sí, desde la distancia, pues resulta del todo imposible estar en ambas sedes al mismo tiempo. Una incorporación aparentemente idónea porque Bachner, de origen estadounidense, fue jugador de baloncesto profesional en Asia, donde aprendió a dominar el mandarín, muy útil para su carrera posterior en el mundo de la empresa y el mundo financiero.

Básicamente, los mismos atributos por los que fue elegido por Joan Oliver para desarrollar en China la progresión de un club de fútbol adquirido por el Reus, el BIT Football Club chino, al frente del cual estuvo Bachner de 2017 a 2021.

Su ascenso dentro del organigrama del club, en este caso sigiloso, no augura nada bueno teniendo en cuenta el precedente de su éxito en el Reus, donde el actual responsable del área jurídica del Barça, Pere Lluís Mellado, y Joan Centelles, jefe operativo del Espai Barça -ahora más que antes tras la huida de Maribel Meléndez-, también le acompañaron hasta el final, hasta la liquidación del equipo catalán.

El nuevo cargo es el responsable de Barça Visión, que aglutina, según qué fuentes del club, Barça Media, Barça Studios y Barça e-sports. En otros textos de referencia es Barça Visión la madre de todas las media de este invento cuyo rastro también se pierde en la memoria oficial de la última temporada donde consta que «la sociedad Bridgeburg Invest, S.L se encuentra indirectamente participada por el Club a través de Barça Produccions, S.L.U., sociedad que ostenta el 51% de la participación por importe de dos miles de euros. Barça Produccions, S.L.U. se constituyó el 29 de septiembre de 2021 y su objeto social es la creación, producción y explotación de todo tipo de contenido audiovisual, así como la prestación de servicios de producción audiovisual de cualquier tipo. Esta sociedad dependiente no cotiza en un mercado de valores. Bridgeburg Invest, S.L. se constituyó el 7 de junio de 2022 y su objeto social era la constitución, participación por ella misma o de forma indirecta en la gestión y control otras empresas. La adquisición, enajenación, tenencia y explotación de bienes inmuebles, etc. A fecha 27 de julio de 2022 se cambió el objeto social de la sociedad pasando a ser: la tenencia, el desarrollo, la gestión y la explotación de contenidos digitales y de cualquier forma de contenido relacionado con la explotación del metaverso y del negocio de los tokens fungibles, de utilidad y no fungibles del Futbol Club Barcelona. Las actividades comentadas podrán ser desarrolladas para la Sociedad, total o parcialmente, de forma indirecta, mediante la participación en otras sociedades de objeto idéntico, análogo o complementario, o mediante cualquier tipo de asociación o acuerdo con terceros, con o sin personalidad jurídica».

Ya no se habla, por razones obvias, de Barça Media ni de su salida cotizada en el Nasdaq como si toda esa área de negocio estuviera siendo objeto de una premeditada ocultación después de que lo único tangible de todo este tinglado, Barça TV, hubiera desaparecido y de que la venta de Barça Studios, que también ha dejado de existir como tal, aunque sigue siendo utilizada periodísticamente para que los socios y aficionados no se pierdan el mareante trajín accionarial utilizado, se haya convertido en el mayor escándalo económico y financiero de Laporta. Eso sí, a mucha distancia de la imposible devolución del préstamo de 1.450 millones conseguido para una parte, la reforma del estadio, del Espai Barça. Eso sí que es insuperable.

(Visited 182 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario