Los insultos de los concejales del partido de Orriols ponen al límite a la oposición en Ripoll

"Ratas", "'que me la sigan chupando'" y "desgracia humana" son algunas de las ofensas de miembros de Aliança Catalana

La alcaldesa de Ripoll, Sílvia Orriols, en el despacho (ACN)

La llegada del partido de extrema derecha independentista Aliança Catalana al frente del Ayuntamiento de Ripoll ha afectado a la vida política del municipio. Como publica El Periódico, los insultos y las faltas de respeto por parte de concejales de la formación que lidera Sílvia Orriols, alcaldesa de Ripoll, ha tensado la convivencia política hasta el punto que los grupos de la oposición -Junts, ERC, PSC, CUP y Som-hi Ripoll- hablan de «desprecio», «actitudes agresivas» y «faltas de respeto continuas».

«Os bajaréis los pantalones y llevaréis la vaselina: esto es ER (Esquerra Republicana) unos vendidos y unos traidores a Cataluña», publicaba en las redes sociales el concejal de Hacienda, Promoción Económica y Vivienda del Ayuntamiento de Ripoll, Guillem Barranqueras, que tiene un largo historial de insultos. Por ejemplo, trató de «ratas» a los voluntarios que dejaron la comisión de fiestas del Ripoll cuando Aliança Catalana accedió a la alcaldía, y dijo, en respuesta a la exconsejera de la Generalitat Dolors Bassa, que está «con los pantalones bajados y sin cobrar. Como se diría en castellano: Encima de puta le pones la cama».

Santandreu también dijo al Tribunal de Cuentas «que les den por el culo a estos vendidos de mierda»; trata de «ratas» a los miembros de la oposición en los plenos municipales; y ha tildado de «hijo/a de puta», «puta mierda de persona» y «desgracia humana» a la exdiputada del Parlamento de Andalucía Teresa Rodríguez; a la líder de los comunes en la cámara catalana, Jéssica Albiach; a la expresidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas; a los socialistas Núria Marín, Miquel Iceta i Carme Chacón; al líder de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, y al diputado de Ciudadanos en el Parlamento catalán Carlos Carrizosa.

Los insultos y el clima de acoso ya traspasan las redes sociales y se han vivido situaciones muy tensas también en los plenos municipales, donde es habitual que los concejales de la extrema derecha independentista hagan comentarios en voz baja, interrumpan, insulten y desconcentren a los miembros de la oposición cuando hacen uso de la palabra. El pasado 25 de julio, la tensión alcanzó uno de sus picos más elevados cuando el marido de Orriols, David Subirana, levantó la mano al regidor de la CUP Daniel Vilaseca.

(Visited 217 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

1 comentario en «Los insultos de los concejales del partido de Orriols ponen al límite a la oposición en Ripoll»

Deja un comentario