La lista Forbes también registra el efecto Messi y desciende al Barça

La pésima decisión de Laporta, Reverte y Romeu sigue pasándole a una factura a una economía que también pierde peso y distancia (506 millones) respecto del Real Madrid, al que el Barça de Bartomeu había superado

Joan Laporta

La prensa laportista, como no podía ser de otro modo, se quedó con el titular fácil y conformista de la noticia sobre la última actualización del ranking Forbes de los clubs de fútbol más valiosos del mundo, «El Barça, el tercer club del mundo con mayor valor», añadiendo en positivo el valor adjudicado por esta revista especializada en medir la riqueza el mundo, la futbolística, la deportiva y la de las grandes fortunas del planeta, alguna de las cuales quizá acabe, más pronto que tarde, haciéndose con la propiedad del FC Barcelona. Ahora mismo tendría una valoración de 4.984 millones.

El tono y el enfoque mediático generalizado fue positivo con frases añadidas del tipo “el Barça se cuelga la medalla de bronce” o “los catalanes tan solo tienen al Real Madrid (5.490 M€) y al Manchester United (5.427M€) por delante”. Un tratamiento bastante amable en general. Algunos periodistas, incluso, lo han envuelto en una atmósfera entusiasta y otros, hasta con un punto de desafío, como utilizando el dato para callar bocas y las críticas que acusan a Joan Laporta de estar arrastrando al club hacia la ruina.

Lo cierto es que, cuando menos, los primeros laportistas en renegar de la capacidad para gobernar el Barça como es debido, responsablemente y con algo de talento o sofisticación por encima del resto, están de acuerdo en que el club presenta hoy unos estados financieros catastróficos y con unos índices preocupantes que han superado de largo los registrados tras la gestión obligadamente pasiva de la comisión gestora de Carles Tusquets y la entrada destructora de la junta de Laporta, en marzo de 2021. La línea de crítica abierta por el profesor Jaume Llopis y continuada después por Víctor Font en esta dirección está ganando feligreses entre un barcelonismo cegado por el estrellato electoral de Laporta que ahora, poco a poco, despierta de un sueño y se ve abocado a una especie de pesadilla.

Forbes, con sus mediciones, ha venido ahora a confirmar este bajón con el descenso del Barça al tercer puesto después de haber liderado el ranking no hace tanto, en 2020 y 2021, por primera vez en los últimos años. Bajo la presidencia de Josep Maria Bartomeu, a pesar de alcanzar el límite permisible del equilibrio entre ingresos y gastos, la capacidad de facturación ordinaria hasta esos 990 millones dispararon el valor del club azulgrana por delante del resto, básicamente Real Madrid y Manchester United, primeros de esa lista en los 16 años anteriores, cinco veces el equipo blanco y once el club inglés, poderosísimo y sólido en el ámbito comercial y explotación del negocio del fútbol pese a su decadencia en la Premier y en Europa respecto a otras épocas.

El desplome coincide no tanto con la pandemia, que afectó a los grandes por igual, sino con la patada a Messi, una decisión errónea, temeraria y funesta, como el tiempo ha acabado de demostrar tozudamente. Los expertos y los analistas en general siguen sin entender por qué motivo Joan Laporta, que ganó las elecciones con la promesa estrella de la renovación de Leo, que tenía atada, se echó atrás con la complicidad y el apoyo de sus dos hombres de más peso económico, el vicepresidente económico Eduard Romeu, que por aquel entonces aún pintaba algo porque acababa de avalar como tapado de José Elias (Audax), y el CEO Ferran Reverter, convencidos los tres de que la mejor solución a la situación del club era desprenderse del futbolista más caro.

Aunque Leo rebajó sus pretensiones y estaba dispuesto a adecuar su salario a las necesidades del club, Laporta y sus secuaces vieron una oportunidad única de regeneración. Pasados dos años, sin embargo, mientras el resto de los clubs -Liverpool, PSG, Real Madrid, Manchester United, Bayern, Manchester City, Juventus, Inter, Chelsea, Milan o Arsenal- han recuperado los ingresos prepandemia y los están superando, el Barça es el único que ha protagonizado una regresión evidente, como también reflejan las memorias propias del FC Barcelona y la necesidad de recurrir a palancas para maquillar una economía hoy más tocada que nunca, casi hundida según los indicios.

Sobre la lista Forbes, el riesgo de que el Barça siga bajando es patente. El Barça se ha quedado a 506 millones del primero, el Real Madrid, con una valoración de 5.490 millones, una distancia considerable, como la registrada respecto del Manchester United, que ha llegado a los 5.427 millones. Cuando el Barça superó al Real Madrid en el ranking Forbes lo hizo por 10 millones, 4.760 millones sobre 4.750 millones, una ventaja muy apretada.

Recientemente, sobre esta cuestión del valor del Barça, del que empieza a hablarse en serio internamente en la junta y también en sectores del entorno del club preocupados por la posibilidad de que finalmente Laporta contemple y complete su obra con la venta del club a un tercero o a fondos de inversión, fue preguntado el vicepresidente económico Eduard Romeu. Su respuesta, sin argumentos, también produce escalofríos: “Una cifra inferior a los 7.000 millones de euros sería impensable a la hora de valorar el Barça”.

Romeu, una vez más, demuestra esa misma compulsión por la trola y la bravuconada de su presidente, al que emula y quiere superar como hizo en la presentación del plan de financiación del Espai Barça, mintiendo sin complejos ni vergüenza en todo: el tipo de interés, las condiciones y las posibilidades de retornar el préstamo tal y como se ha firmado. Así le va a la economía azulgrana, sin rumbo ni consistencia.

(Visited 92 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario