El plan ‘renove’ vasco

Como el anuncio de los yogures ecológicos, que te renuevan por dentro y se nota por fuera, el PNV ha buscado el efecto bio poniendo en marcha su plan renove; el lendakari Iñigo Urkullu no será el candidato a las próximas elecciones, después de doce años como presidente vasco. Dicho así, de repente, puede parecer precipitado, incluso equívoco, Urkullu ha demostrado ser un buen gestor y atesora experiencia, pero los resultados electorales, que son los goles de la política, no le acompañan, y el PNV ha decidido jugársela y cambiar de jugador, de veterano experimentado a joven refresco, Imanol Pradales. No le ha temblado el pulso a Andoni Ortuzar -de la misma quinta que Urkullu…-, presidente del PNV. Y es que Bildu, principal rival del PNV, le pisa los talones. El gesto ha forzado a Bildu a no ser menos y a emular a su rival y, veloz, Arnaldo Otegi renunciaba a ser candidato a lendakari. Ya se sabe que los vascos no se andan con chiquitas…

Desconozco si el plan renove vasco se extenderá más allá de sus fronteras y si podría recalar en Catalunya. La realidad catalana es muy distinta, cierto, pero no creo que nos fuera mal airear un poco la estancia, especialmente después de lo llovido estos años. Pero lo cierto es que aquí soplan otros vientos a los vascos. La amnistía, que el PSOE pactó con los grupos independentistas catalanes presentes en el Congreso a cambio de la investidura de Pedro Sánchez, habilitará históricos de la política catalana como el expresidente Carles Puigdemont y el líder de ERC Oriol Junqueras, que podrían volver a intentarlo. De hecho, el secretario general de Junts, Jordi Turull, aseguraba el viernes de la semana pasada que Puigdemont será el candidato de la formación ante unas elecciones autonómicas si vuelve a Catalunya beneficiado por la ley de amnistía, lo hacía justamente en una entrevista en Radio Euskadi. Por otra parte, desconozco si el actual presidente de Catalunya, Pere Aragonès, es o no el mejor candidato de ERC a las elecciones catalanas, puedo tener mis dudas, pero el runrún que corre de boca en boca es que, de ser habilitado por la amnistía, el candidato republicano podría ser Junqueras.

Insisto, creo que a la política catalana le vendría bien algo de aire fresco, renovación. Seguir el ejemplo vasco. El proceso ha abierto heridas, que cuesta cicatrizar. No creo que un choque entre Puigdemont y Junqueras sea lo mejor para el país. Con ellos ya sabemos hasta dónde hemos llegado. Como decía Albert Einstein, “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

(Visited 55 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario