Cierra el canal de Urgell con dudas de reanudar la campaña antes de septiembre

Decisión inédita por la sequía que afecta a 50.000 hectáreas de cultivos de cinco comarcas de Lleida

Una finca de fruiters
Una finca de fruiters fent el darrer reg de la campanya al Canal d'Urgell (ACN)

La Comunidad General de Regantes de los Canales de Urgell (Cataluña) ha cerrado el canal principal de la infraestructura debido a la falta de agua en los embalses de Oliana y Rialb por la sequía y el estado de emergencia que vive la cuenca del río Segre. Se trata de una decisión inédita que implica acabar de forma anticipada la campaña de riego en abril, y afectará a unas 50.000 hectáreas de cultivos leridanos del Urgell, el Pla d’Urgell, la Noguera, les Garrigues y el Segrià. Habrá pérdidas millonarias y, aunque llueva, los regantes no saben si la campaña se podrá reanudar antes de septiembre ya que el agua que queda es por abastecimientos de la población, industria y ganadería.

Las compuertas del canal principal de los Canals de Urgell se cierran al mediodía, si bien el agua dejará de circular de forma progresiva durante toda la jornada y también el miércoles, pero el canal no quedará seco porque siempre circulará una lámina de agua por garantizar los abastecimientos de los municipios. La comunidad de regantes pasará a partir de este martes a aplicar el sistema de gestión del invierno, que consiste en abrir el canal una semana de cada tres. Se duplicará la reserva de agua para abastecer a los municipios y se fijará un sistema de vallas en el canal para almacenar el agua y darla en función de la demanda.

El cierre del canal principal afecta a unas 50.000 hectáreas de cultivos de los 70.000 que riega el conjunto de la infraestructura. El director general de los Canales de Urgell, Xavier Díaz, admite que aunque llueva las próximas semanas es complicado asegurar que se pueda reanudar la campaña de riego ya que debería hacerlo con mucha abundancia en las cabeceras para poder recuperar las reservas en los embalses y también ganar volumen de agua por la campaña de riego del próximo año.

La situación es complicada para el sector agrícola, que ve cómo apenas podrá salvar la cosecha del cereal de invierno, y los frutales tampoco tienen la cosecha asegurada. El miércoles existe una junta de regantes en la Confederación Hidrográfica del Ebro para abordar la situación de sequía y se prevé hablar de compensaciones económicas así como de la Declaración de Zona Catastrófica.

(Visited 88 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario