El pacto por la B-40 puede pasar factura a los partidos que lo impulsan

El acuerdo de los Presupuestos de la Generalitat para 2023 arrastró al Gobierno y a Esquerra Republicana de Catalunya a tragarse la exigencia del PSC de impulsar un nuevo tramo de la B-40, el conocido como Quart Cinturó de Barcelona. Los comunes se habían manifestado en contra reiteradamente, por tierra, mar y aire, y mantienen que en las cuentas de la Generalitat de este año, a las que también han apoyado, no hay ni un solo euro para este proyecto, y que todo forma parte del «bla, bla, bla» entre ERC y los socialistas.

La cuestión, sin embargo, es que En Comú Podem y sus candidaturas municipales de la zona metropolitana saben que existe un mercado de votos de izquierdas que se ha desencantado con los republicanos y los socialistas por este nuevo pacto por la B-40 . Y por eso ya planifican cómo aprovechar el momento para hacer que haga falta el mensaje de que son la única izquierda que puede garantizar la sostenibilidad medioambiental metropolitana, y dar así un salto cualitativo a las próximas elecciones municipales.

Desde la dirección de los comunes aseguran que, si la jugada les sale bien, en los próximos meses pueden acabar convirtiendo a la B-40 en su trampolín metropolitano.

(Visited 123 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario