Joan Soteras hizo espiar a un rival electoral con dinero de la Federación

Así consta en un sumario que tramita el Juzgado de Instrucción n. 21 de Barcelona

Joan Soteras

El hasta ahora presidente de la Federación Catalana de Fútbol (FCF), Joan Soteras, no tiene manías cuando se trata de deshacerse de sus rivales para perpetuarse en el cargo. Así lo demuestra un sumario que está instruyendo el Juzgado n. 21 de Barcelona, donde consta que hizo espiar a su contrincante en las elecciones federativas del año 2018, el presidente del CF Gavà, Iván Carrillo.

El objetivo de este encargo era encontrar “puntos débiles” en la vida personal y profesional de Iván Carrillo para poder desprestigiarlo ante el mundo del fútbol catalán. Los investigadores que hicieron este trabajo cobraron 15.000 euros de la FCF.

Una de las consecuencias de este informe fue la apertura de un expediente sancionador contra al CF Gavà, con el argumento que, supuestamente, se podía beber alcohol dentro de su estadio. Fue la “vendetta” de Joan Soteras contra su rival en las elecciones de 2018.

En las diligencias que instruye el Juzgado n. 21 se ha podido constatar la existencia del encargo a la empresa privada de investigaciones, el protagonismo de Joan Soteras en esta operación y el pago de la factura. Las declaraciones de los implicados dejan al hasta ahora presidente de la FCF a los pies de los caballos.

Elecciones anuladas por trampas

Ahora, Joan Soteras pretende renovar el cargo de presidente de la FCF, en las elecciones que se celebrarán este próximo lunes, día 13. Estas elecciones han sido forzadas por una resolución del Tribunal Catalán del Deporte (TCD), que ha anulado las elecciones que se hicieron el año pasado, al comprobar que se emitieron, como mínimo, 175 votos manipulados e inválidos.

Puesto que la candidatura liderada por Joan Soteras solo ganó por 26 votos de diferencia sobre el segundo candidato, el TCD ha considerado que lo más sensato era la repetición de los comicios. Además, está pendiente de resolución un recurso donde se pide la inelegibilidad de Joan Soteras, que no presentó la dimisión, como era preceptivo, después de la resolución del TCD que anuló las elecciones.

Con estos antecedentes, el ambiente pre-electoral en la FCF es de máxima tensión. Un presidente que hizo espiar a su contrincante del año 2018 y que hizo trampas en las elecciones del 2022 despierta muchas suspicacias y no es su mejor carta de presentación para postularse, nuevamente, como candidato para continuar ejerciendo el cargo durante cuatro años más.

Joan Soteras, que oficialmente está jubilado, tiene asignada una retribución de 120.000 euros anuales por ejercer la presidencia de la FCF. Esta entidad reúne a los 1.220 clubes federados que hay en Cataluña y gestiona un presupuesto anual de 27 millones de euros.

(Visited 398 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario