¿Por qué Ferran Reverter ya es ahora el “malo” de la película?

Ferran Reverter

La prensa laportista no deja de sorprender, no por su fanatismo y obediencia ciega a la causa, si no por el grado extremo de esta fidelidad sin límites. Ahora lo podrá entender y calibrar Ferran Reverter, al que se le han vuelto en contra, si los representaba y aplicaba, todas esas presuntas facultades y su propia capacidad para ejercer con profesionalidad y responsabilidad como CEO del FC Barcelona.

Los editoriales mediáticos tras el anuncio de su dimisión enfatizan que ahora Laporta ya es libre para eludir cualquier rigor en la gestión económica, que Reverter ya no le hará renunciar a Messi ni a Griezman, que ya podrá sepultar al club en deudas, propasarse con el margen salarial y cerrar los acuerdos comerciales y traspasos sin una voz de la conciencia que le recuerde lo feas que son esas comisiones externas, los amiguismos, el nepotismo y la tentación de aprovecharse del club para sus negocios.

O sea, que por fin Laporta, ahora que se libra del yugo y el férreo marcaje de Ferran Reverter, podrá hacer otro Viladecans, fichar a más Keirrison y Henrique -en el Barça B ya no caben- y otro Ibrahimovic, consumar otro Can Rigalt y otro Mediapro que dirija los beneficios de la explotación de los derechos de TV del Barça,

Esta es la misión absolutamente infantil y absurda de la prensa del régimen, agraviar la gestión de Ferran Reverter, criminalizarla y condenarla, porque ahora no sólo está en el otro bando, huido en plena batalla por la camiseta y el Espai Barça. También pasa a formar parte del “enemigo”.

Si Ferran Reverter, de verdad, tuviera algún sentido de la dignidad, el decoro y respeto por esos socios del FC Barcelona, esos que él quería convertir en neo-abonados que pagaran el triple que ahora, denunciaría a Joan Laporta por los tejemanejes y fechorías de los que quiere evitar ser cómplice. El problema, de ahí su salida del club convenientemente edulcorada, es que en el ejercicio de su deber durante diez meses ya ha pasado a formar parte de ese oscurantismo y trama negra que domina la cotidianeidad del presidente. Sólo que ahora ya ha llegado al límite.

Por eso ahora es el “malo” de la película, el taumaturgo que tramaba convertir al Barça en SA, el hombre que quería traicionar el modelo, el Gargamel del barcelonismo que amenazaba con marginar a los socios y agotar la esencias del barcelonismo más que centenario.

Aunque Ferran Reverter era todo eso, el plan era conjunto, acordado con Laporta y su banda y además sigue adelante con la diferencia de que, si alguna vez esa hoja de ruta pudo estar orientada a dotar al futuro Barça de una estructura seria, sólida y avanzada, ahora será, en manos de Joan Laporta, la chapuza del siglo.

No hace falta ir muy lejos. A la vista está que cuando se ha negociado la publicidad de la camiseta y otros activos, la visión comercial del profesional ha chocado frontalmente con el quehacer fariseo y ruin de quien, aprovechando el ruido, ha fomentado ofertas fantasmas como las de Vegan Nation o Tencent a través de ese periodismo que se cree todo lo que le cuentan y que está dispuesto y disponible a colaborar con las farsas y montajes que hagan falta.

Ambas marcas eran señuelos, embustes para favorecer el hecho de asociar la marca del Barça a otras mediante filtraciones interesadas, en una operación publicitaria manipulada, mientras de verdad se negociaba con Spotify, primero bajo el criterio profesional de Ferran Reverter y ahora en modo Laporta, lo cual pone en serio riesgo la fiabilidad y productividad del acuerdo para el Barça, no para Laporta.

(Visited 127 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario