Los presupuestos y el catalán rematan Gabriel Rufián

La política y sus altibajos constantes provocan, a menudo, que algunas figuras políticas pasen de despertar una gran simpatía a crear un rechazo social inmenso; y más cuando la trayectoria se dilata en el tiempo. El caso del portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, es justamente este. En función del papel que ha jugado a Madrid, del protagonismo que ha tenido y de la respuesta recibida, ha tenido momentos de gloria o de menos éxito.

La negociación de los presupuestos del Estado para el 2022 y el pacto por la ley audiovisual con el catalán como elemento polémico han estado para él lo peor de estos momentos. Tanto es así que tanto parte de su equipo como parte de la cúpula de Esquerra Republicana consideran que han quemado completamente su figura y que será muy difícil recuperarla.

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha pasado por diferentes épocas a Madrid. Desde hacer de acompañante a Joan Tardà o ser el encargado de llamar la atención constantemente con numeritos preparados para salir a los medios, hasta mostrarse como un pactista y un hombre de Estado. Fuentes de ERC aseguran que este último papel, el que ahora tiene que hacer, es el que más lo incomoda, y que si fuera por él seguiría haciendo oposición-espectáculo.

Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario

NOTAS ESPECIALES

Noticias más leídas