La junta retira a las 24 horas la ‘buena noticia’ de la calificación de su deuda

La decisión de borrar la BBB- de la agencia Fitch refleja las contradicciones internas entre el vicepresidente económico y el CEO

Eduard Romeu, vicepresidente económico del club que acaba de entenderse con los ejecutivos financieros del club. Cambian de criterio cada día

Las actuaciones económicas de la junta de Laporta están sujetas, como ya se ha podido percibir desde hace unas semanas, a las visiones distintas y puede que enfrentadas de la vicepresidencia económica, Eduard Romeu, el testaferro de José Elias en la junta, con la de Ferran Reverter, CEO elegido en su día por Jaume Giró. Sus diferentes perspectivas y contradicciones parecen ser cuando menos visibles. La nota de satisfacción publicada por el propio club sobre la calificación obtenida (BBB-) de la agencia Fitch internacional, que considera estable la nota de la deuda del FC Barcelona, ha sido retirada a las pocas horas de las noticias institucionales de sus canales oficiales.

Es decir, que por un lado alguien consideró como una noticia relevante y positiva este hecho, incluidos tuits de la directiva y portavoz Elena Fort, y al poco otra figura de peso del club consideró arriesgado e inoportuno haberle dado importancia positiva a la carta recibida por la agencia de calificación.

Hoy ya no hay rastro de esa ‘buena noticia’ que Elena Fort reflejó en su cuenta de twitter con estas frases: “Cuatro meses y un trabajo inmenso del equipo. Sin ruido. Con cuidado y paciencia. La credibilidad de un proyecto sólido y muy trabajado. Nada se improvisa. El FC Barcelona genera confianza en agencias de calificación”. Elogios y admiración que abrieron el turno de los ‘palmeros’ de twitter como Marc Ciria.

El club había explicado en su relato que la agencia determina con una triple B las empresas que son satisfactorias en el momento de ser calificadas, como ocurrió con otro examen al que fue sometido el club azulgrana a inicios de 2020. Con esta BBB negativa estable, la agencia Fitch valora positivamente el proyecto económico del Barça, que deberá someterse a un importante reajuste para equilibrar las cuentas. “La confianza mostrada por Fitch en el Barça posibilita el club mirar el futuro con optimismo, y justamente en un período en que la entidad está ajustando el plan de viabilidad económico de la entidad, así como el plan estratégico”, añadiendo que “con la positiva calificación de Fitch, la entidad azulgrana intentará tener menos de un 3% de interés en este crédito, un factor que ayudará a la junta directiva a tener un mayor margen de maniobra para enderezar el rumbo financiero y que el Espai Barça, uno de los grandes objetivos del club, pueda convertirse en una realidad en los próximos años”.

De ese cuento financiero nunca más se supo. No hay más rastro que el dejado por la misma noticia recogida en otros medios, incluida la referencia a la calificación obtenida en su momento de KBRA, una agencia europea de calificación equiparable, con una BBB+ en enero de 2020 bajo la presidencia de Bartomeu. En aquel momento, el informe interno evaluaba que la BBB+ estaba dos niveles por encima de las expectativas y de las necesidades para acceder a los inversores a largo plazo y aprovechar los tipos de interés actuales.

Aunque algunos expertos consideraban que con algunos ajustes se podría subir a nivel A también se esperaba que el rating indicativo de Fitch fuera algo inferior, este BBB- que el Barça sigue teniendo y que hoy es objeto de elogios, aplausos y felicitaciones mientras que las mismas personas que hoy se cuelgan esas medallas -pura ignorancia, desconocimiento y falta de información- denostaban la situación financiera de hace un año siendo exactamente la misma. Está claro que se da un escenario de menos ingresos que las agencias tienen en cuenta globalmente a la espera de que las vacunas y la recuperación económica contribuya a regularizar los estados financieros no sólo del FC Barcelona.

Informes de la anterior administración de Bartomeu compararon el modelo Espai Barça de la mano de Goldman Sachs con el de la reforma del Bernabeu, iniciada con recursos de club que obtuvo un rating de A- (DBRS) y BBB+ (Fitch). Ratings algo mejores que el obtenido por el FCB, pero con un nivel de garantías diametralmente distinto pues en el caso del Real Madrid, el club y todo su patrimonio responden de la deuda contraída para financiar las obras.

Hace poco, en palabras del nuevo CEO del FC Barcelona, Ferran Reverter, “el objetivo de esta nueva etapa es llevar al Barça a lo más alto de todos los clubs. El Barça, como entidad, sabemos que es la que tiene más valor del mundo. Quiere decir que durante muchos años se han ido haciendo bien las cosas y el objetivo es transformarlo y prepararlo para esta nueva etapa. Esto implica nuevos procesos y organizaciones, entrar en nuevos modelos de negocio”, dijo no hace un mes en su presentación como CEO.

No es posible ahora, a la vista de que el club no ha tardado ni 24 horas en retirar de su estrategia de comunicación una teórica ‘buena’ noticia, cuáles son las expectativas reales no sólo del préstamo aprobado en asamblea, cuyos intereses van muy ligados a esta calificación de la deuda, sino del conjunto de la masa salarial, disparada y aumentada si, como se prevé, Leo Messi acaba entrando en la ecuación. Cada día que pasa el círculo se cierra y se estrecha en todas las direcciones a tres semanas del inicio de la Liga.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas