Ampliar El Prat

Es una de las disyuntivas y uno de los debates más relevantes que se producen hoy en día en Cataluña. Hacer o no hacer una ampliación de la tercera pista en el aeropuerto, parece que este es el dilema. Se echan de menos en esta disputa argumentos de peso tanto a favor o en contra, y los términos en que se plantea resultan más bien tópicos, si no claramente superficiales. Reduciendo los argumentos al mínimo, se confrontan una apuesta por el crecimiento económico, del que un aeropuerto dimensionado sería una pata significativa, frente a los que primarían la defensa de una zona natural de interés que debe seguir siendo protegida ante los embates del cemento. O más vuelos de avión o salvaguarda de los pájaros.

Especialmente el sector turístico, con el apoyo de las organizaciones empresariales, abonan una ampliación que entienden que permitirá recuperar y aumentar el flujo de viajeros que deben rellenar y dinamizar Barcelona y dar sentido a los recursos de las zonas costeras. Para los escépticos, el impacto ambiental que se derivaría en una zona ya especialmente congestionada resulta innecesario y poco justificable.

En términos políticos, la confrontación está entre los partidarios del pragmatismo economicista y aquellos que creen que vale la pena pensar un poco más allá. Más grande no siempre es mejor. Hay también un amplio sector del arco parlamentario que tiene la tentación de gustar a todo el mundo y no se ha pronunciado. De hecho, todavía no se sabe muy bien cuál es la posición definitiva sobre el tema por parte del nuevo Gobierno.

Probablemente todos estaríamos de acuerdo en que, si se ha de hacer y se hace, que se haga bien y se minimice el impacto.

Susana Alonso

¿Es necesario? Hay dos aeropuertos más en Cataluña notoriamente infrautilizados, y uno más, el de Lleida, que no se utiliza para nada. ¿No sería posible constituir con todos ellos un sistema integrado que nos ahorre la operación de agrandamiento del Prat? Si el resultado de establecer esta red no es equivalente al carácter referencial de disponer de un aeropuerto más grande, ¿cuál es en realidad la función que se le dará al aeropuerto barcelonés? La cuestión de fondo es si esto permitiría convertirlo en un hub remarcable tanto de vuelos entre las principales ciudades del continente como, especialmente, de enlaces con los principales aeropuertos del mundo, lo que ahora no es. Esto probablemente justificaría una ampliación que daría a Barcelona una posición estratégica y que le permitiría desarrollar actividades económicas de base tecnológica y de interés y atractivo globales.

Resulta crucial para decidir cuál es la estrategia económica que puede sustentar dar más amplitud a esta infraestructura, en definitiva, cuál es el proyecto de país y de futuro que habría detrás. Porque, no nos engañemos, si de lo que se trata es de ampliar los vuelos low cost, que son los que hasta ahora predominan en este aeropuerto, para inflar un sector turístico que antes de la pandemia ya resultaba insostenible para la ciudad de Barcelona y su entorno, quedaría más que justificada la negativa a la ampliación.

Este es un sector que ha sufrido muchísimo con la pandemia, y parece coherente que, con las infraestructuras hoteleras de que se dispone, que recupere un cierto peso económico. Seguro que el país lo necesita. Pero habría que evitar el exceso de dependencia respecto a una actividad sobre la primacía de la cual no es posible mantener una economía moderna y competitiva, ni una sociedad equilibrada.

Poco valor añadido, mucho impacto ambiental y social, desestructuración de una ciudad gentrificada y convertida en una especie de Port Aventura urbano y mucho trabajo precario. Los datos son elocuentes. El turismo movió en Cataluña, en 2019, casi 40 millones de personas, 21,5 millones de las cuales eran extranjeras, con una facturación aproximada de 25.000 millones de euros. Es mucho. Sólo Barcelona recibió 12 millones de visitantes, lo que equivale comparativamente a más del doble del turismo que recibió todo el Brasil.

Pensar que el modelo económico de país es éste, resulta aterrador, como lo es que no se haga un mínimo cómputo de las externalidades negativas que todo ello genera y se renuncie a evolucionar hacia un turismo posible y sostenible.

Todo eso hay detrás de una decisión como la de ampliar sí o no el Prat. Estaría bien que se discutiera y se nos enseñara la fotografía completa, y no sólo un detalle de la misma.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario