Audax, la empresa que ha hecho a Joan Laporta presidente del Barça, acumula denuncias y quejas

La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales ha pagado millonadas a los dos principales avalistas de la nueva junta directiva del club azulgrana

Si Joan Laporta es hoy presidente del Barça es, en gran medida, gracias a los dos principales directivos de la empresa Audax Renovables, el presidente José Elías (antes conocido como Pepe Barrios en la foto), y su mano derecha, Eduard Romeu, que aportaron 17,5 millones de euros para garantizar el aval de la junta directiva del club. Como premio, Joan Laporta ha nombrado a Eduard Romeu, un antiguo directivo bancario procedente del Santander, vicepresidente económico del FC Barcelona.

El protagonismo que les ha dado este aval ha sido aprovechado por los dos máximos directivos de Audax Renovables para poner en marcha una intensa campaña de marketing y de publicidad, a expensas del Barça. Pero la jugada, de momento, parece que no les ha salido bien.

Desde su inicio, Audax se dedica al negocio de la comercialización de electricidad, aprovechando la liberalización de las tarifas en España, en 2009. Este es un sector extremadamente competitivo y con unos márgenes de beneficio muy pequeños. Para hacerse un agujero en el mercado, Audax no ha dudado en emplear prácticas comerciales muy agresivas y a menudo fraudulentas que han sido denunciadas tanto por los consumidores como por otras empresas de la competencia.

Solo hay que consultar la página web helpmycash.com para encontrar un larguísimo rosario de quejas y críticas muy duras por parte de clientes de Audax por los métodos absolutamente reprovables y los engaños que usa esta compañía para sacarles el dinero y sangrarles. Utilizar el sistema puerta a puerta –prohibido por ley-, abusar de la desinformación de las personas mayores, suplantar la identidad de otras compañías distribuidoras, hinchar la facturación, cerrar contratos verbales con grabación telefónica de manera deliberadamente manipulada y confusa… son algunas de las perlas que explican los indignados clientes, con todo tipo de detalles escabrosos que retratan las malas artes de esta empresa energética, que tiene su sede central en Badalona.

Para captar y confundir a los clientes, Audax utiliza varios nombres comerciales (Iris Energía Eficiente, Unieléctrica Energía, ADS Energy 8.0…). Todos estos presuntos abusos están bajo el radar de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), que ha abierto varias investigaciones y expedientes sancionadores a la empresa de José Elías y Eduard Romeu. Especialmente sonada es la denuncia que ha hecho la compañía EDP a la policía y a la CNMC por las presuntas prácticas ilegales de Audax con el objetivo de “robarles” clientes.

También están muy descontentos los pequeños accionistas de Audax Renovables. A partir de la OPA amistosa lanzada en 2016 sobre Fersa Energías Renovables, que cotizaba en el parqué, José Elías y Eduard Romeu entraron a saco en el negocio de la especulación bursátil, que es la base de su rápido y ostentoso enriquecimiento.

La acción de Audax Renovables multiplicó por seis su valor durante el año 2018, en una rápida escalada que la hizo subir hasta los 3 euros. Pero, desde entonces, ha bajado a los 2 euros y prácticamente no se mueve de aquí, a pesar de los anuncios que escampa a menudo José Elías para embaucar a los inversionistas. No ayuda el hecho que algunos fondos bajistas se hayan fijado en Audax Renovables, oliendo que es un castillo de cartas que se puede derrumbar.

Necesita 2.400 millones de euros
Audax Renovables se encuentra en una encrucijada. Su negocio inicial, la comercialización de electricidad a particulares, no tiene recorrido y está muy quemado por la mala reputación que tiene la empresa entre los consumidores. La apuesta de su salida a Bolsa, en 2016, fue la construcción de plantas de energías renovables, especialmente parques eólicos. Pero de las promesas a las realidades hay un gran trecho.

Hoy en día, la empresa solo tiene una potencia instalada operativa de 90 Mw, en España, Francia y Polonia, si bien afirma que tiene proyectos en cartera por 2.400 Mw. Pero para financiar esta expansión necesita capital externo, unos 2.400 millones de euros, según consta en el nuevo Plan Estratégico 2021-26 que se ha anunciado que presentará próximamente. Además, dice que abandonará la energía eólica para concentrarse en la fotovoltaica, en unos momentos en los que la “burbuja solar” está a punto de estallar. Todos estos desaguisados no dan confianza a los inversionistas, que ven a José Elías como un “lobo” especulador. Eso sí, presume de Lamborghini y de helicóptero.

Contratos millonarios de la CCMA
José Elías tiene buenos “padrinos” políticos que le ayudan a hacer prosperar sus negocios. Esto es lo que se rumorea en el  sector, donde lo vinculan con uno de los hijos de la familia Pujol. En todo caso, llama la atención que Audax Renovables se lleve, sistemáticamente, importantes contratos de suministro eléctrico y gasístico de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), de la cual dependen TV3 y Catalunya Ràdio. Desde el año 2018, la empresa de José Elías y Eduard Romeu ha conseguido más de 7,5 millones de euros en contratos de la CCMA, según consta en el portal de transparencia de este organismo. El último, adjudicado el 2 de diciembre, fue por un importe de 2,4 millones de euros.

Casualidad o no, el otro gran apoyo de la junta directiva de Joan Laporta, el empresario Jaume Roures (Mediapro) –ha subscrito un aval personal de 30 millones de euros–, también pilla de lo lindo de la CCMA. Solo durante el año 2020, las empresas del grupo Mediapro obtuvieron contratos de TV3 y Catalunya Ràdio por 8,3 millones de euros.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides