Uno de cada seis catalanes se siente agredido por sus amistades en el debate independentista

Un 11,5% defiende la proclamación unilateral de la independencia mientras que un 5,3% pide mano dura por parte del gobierno español
Encuesta sobre emociones de los catalanes en el debate independentista (ICIP)
Encuesta sobre emociones de los catalanes en el debate independentista (ICIP)

Un 16% catalanes, prácticamente uno de cada seis, se siente agredido por sus amistades cuando hablan de la cuestión independentista. Un 13% se siente agredido o muy agredido cuando estos debates tienen lugar en el trabajo, y llegan incluso al ámbito familiar donde la proporción de catalanes que se sienten agredidos por sus propios familiares es de uno de cada diez. Estos datos forman parte del informe Convivencia y polarización en Catalunya, elaborado por el Institut Català Internacional per la Pau (ICIP) presentado este jueves 8 de octubre. La encuesta se hizo vía on line a 2.010 personas entre los días 27 y 30 del pasado mes de julio.

El ICIP es una institución pública creada por el Parlament en 2017 con el mandato de promover una cultura de paz en la sociedad catalana. Según el ICIP, que es independiente del gobierno, "una buena convivencia y la capacidad social e institucional de gestionar los conflictos de forma constructiva son elementos esenciales para una cultura de paz". "El conflicto territorial de Catalunya está poniendo a prueba estas capacidades", afirma en su informe, que repite el que hizo ahora hace dos años. El informe actual no detecta cambios importantes en relación al de 2018, sólo un ligero deterioro de la apreciación de la calidad de la convivencia por parte de las personas encuestadas.

Las personas que se sienten sólo españolas o más españolas que catalanas sí que consideran que se ha deteriorado la convivencia en los últimos dos años mientras que las que se sienten sólo catalanas o más catalanas que españolas creen que la convivencia continúa siendo igual de buena que en 2018. En conjunto, un 67% cree que la convivencia es buena o muy buena

El proceso independentista es el que más polariza a la sociedad catalana. El conjunto de los encuestados puntúa esta polarización con un 7,2 en una escala del 0 a 10 entre los que creen que no está nada polarizada y los que creen que lo está mucho. En cambio, no detectan esta polarización en los debates sobre el feminismo o el uso social del catalán o el castellano.

En cuanto a las emociones de los ciudadanos hacia los que piensan diferente, el sentimiento que más predomina es el respeto (6,1 sobre 10), seguido de la impotencia (5 sobre 10). Otros sentimientos señalados por las personas encuestadas son la rabia (4,6), la tristeza (4,5), el miedo (3,9), la angustia (3,8) y el desprecio (3,7). Entre los sentimientos positivos, la confianza en los otros obtiene 4,7 puntos y la empatía, 4,2. El ICIP destaca que "la polarización emocional aumenta entre las personas que perciben que su forma de vida o cultura están amenazadas".

En cuanto a las preferencias para encontrar una salida en el conflicto territorial, casi 8 de cada 10 catalanes apuesta por el diálogo político, de los cuales la mitad piensa que no se tienen que fijar límites a esta discusión mientras que cerca de un 30% cree que se tiene que hacer dentro del marco de la Constitución española. Un 11,5% defiende la proclamación unilateral de la independencia de Catalunya mientras que un 5,3% pide mano dura por parte del gobierno de España.

El ICIP concluye del estudio que la convivencia en Catalunya es buena y que no se puede hablar de una fractura social en el sentido de dos comunidades que no interaccionan a pesar de que recoge que "sí que hay un número importante de personas heridas, que se han sentido agredidas –sobre todo por las instituciones- o que sienten amenazadas su forma de vida y cultura en relación al conflicto territorial".

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides