A Torra le parecía «genial» que su abuelo dijera que odiaba a los españoles

Trataba a José Montilla de "encargado de El Corte Inglés" i a Pasqual Maragall de "momia" de la película 'Psicosis'
Quim Torra en el Palau de la Generalitat

Quim Torra, el hasta ahora presidente de la Generalitat que acaba de ser inhabilitado por el Tribunal Supremo, heredó de su padre y de su abuelo paterno la aversión a España y, en general, a los españoles. Ha dejado constancia de ello en los comentarios que hizo en el blog Can Pau Ferrer, abierto por su padre Joaquim Maria Torra y Fàbregas, el 15 de abril de 2006. En este blog, el padre de Quim Torra, fallecido en 2017, escribía reflexiones críticas con España y los españoles, a los que calificó de "antipáticos" en uno de sus artículos. También se recoge un texto del abuelo paterno del expresidente de la Generalitat, donde afirma que odia a los españoles, texto que Quim Torra saluda como "genial".

El 20 de febrero de 1909, Josep Maria Torra Noguer, abuelo de Quim Torra, escribió unas memorias en las que decía: "…. y en fin en esas páginas retrataré fiel y constantemente todo el amor que siento por mi Catalunya mi única patria y en la que creo y a la que espero ver en días de más felicidad y por la sola causa de la cual siento afanes de darle sangre de mis venas, vida de mi vida y esfuerzo de mi trabajo, por la que me siento capaz de hacerle los mayores sacrificios por la qué siento en mi pecho un odio tan grande, divino, insaciable hacia sus enemigos odio único que he podido sentir en mi vida".

El blog Can Pau Ferrer se hacía eco de este escrito y Quim Torra, que participaba en él usando la etiqueta A Contra Vent, el nombre de su editorial, subscribió la reflexión: "¡Genial! Queremos saber más de este diario". Su padre remachaba el comentario exclamando: "Y quizás vendrá aquel día en que haremos lo único que entiende esta gente".

Joaquim Maria Torra y Fàbregas era duro en los calificativos que dedicaba a España y a los españoles. En el saludo inicial de su blog ya advirtió: "Nacionalistas españoles, absteneos". El 6 de marzo de 2007, en un artículo titulado La turca se quejaba de que "nuestros antipáticos vecinos españoles lo que hacemos de pie en los urinarios lo llaman hacer aguas menores". El comentario de Quim Torra a este texto fue "Hombre, quizás que no caigamos tan bajo. ¡Turca y de la RENFE! ¿Puede haber algo peor (excepto ser de Ciudadanos)?".

Quim Torra militó fugazmente en el Reagrupament Independentista, escisión de ERC por la derecha, impulsada por el exconsejero Joan Carretero. Su padre también veía bien esta opcion política y lo explicó en una carta abierta a Carretero publicada en su blog. En ella decía que Catalunya estaba en peligro, que la lengua catalana se estaba extinguiendo, que desaparecía la s sonora, que la sardana era sustituida por las sevillanas y la misa del gallo por la cena de Nochebuena. Acababa afirmando que "ahora no es el momento de los partidos, ahora es el momento de la Patria" y le proponía que creara un "Partido Republicano de Catalunya que reúna todos los separatistas que hay en nuestra Patria". Aquí, Quim Torra apostilló que el presidente de la Generalitat no tenía que ser Carretero sino su padre.

Torra i Fàbregas difundió un artículo aparecido en un blog, que, según él "a pesar de que tiene un cierto tufo u olor convergentoide me parece también hecho con un humor bastante independiente". En este artículo se definía a varios personajes políticos, entre ellos dos que han sido presidentes de la Generalitat: Artur Mas y Pasqual Maragall. De Artur Mas se decía que es "también conocido como el Príncipe Lord Àrtur Mas-Farquaad primero, el Traidor". A Pasqual Maragall se refería como la momia de la película Psicosis, de Alfred Hithcock y lo definía así: "Cadáver político que campa como alma en pena por el Palau de la Generalitat. Algunos aseguran haberlo visto okupando el sillón del presidente del gobierno de nuestro país. Según estos testigos, el zombi habría cambiado la silla de presidente por una mecedora donde se sienta mirando a la pared… como una cosa penosa y triste. Se recomienda que si presencian esta escena en su despacho, al marchar, apaguen la luz. A la momia no le hace falta".

A Quim Torra, esta definición de Pasqual Maragall le pareció "buenísima" y añadió la comparación que el periodista Salvador Sostres había hecho del también presidente socialista José Montilla con un "encargado de El Corte Inglés". "Una cosa era en Maragall y otra esto", sentenció quién les sucedió en la presidencia de la Generalitat años más tardes. Quim Torra suscribe la simpatía de su padre por Montenegro cuando este lamenta que ese país, con unas dimensiones como las de Girona, sea independiente y Catalunya, no. "Demasiado seny y orden", lamentó el hijo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario