Si no ves deporte femenino te estás perdiendo la mitad del espectáculo

Hay grandes diferencias entre el deporte femenino y el masculino en cuanto a la trascendencia mediática, las oportunidades o la repercusión social. Salvo algunas prácticas –muy pocas– en que las mujeres son más protagonistas, la verdad que en la gran mayoría de las disciplinas deportivas las mujeres se han tenido que abrir camino con mucho más esfuerzo que los hombres en situaciones similares y han dispuesto de menos ayudas y oportunidades.

A buen seguro que el principal motivo de la carencia de apoyo al deporte femenino a todos los niveles, la carencia de financiación y la casi nula esponsorización radica en el hecho que lo que no se ve en los medios de comunicación es cómo si no existiera. Esto dificulta en gran medida las posibilidades de las mujeres deportistas de abrirse camino profesionalmente en este mundo. Así ha sido siempre y la discriminación ha perdurado en el tiempo.

Es como el pez que se muerde la cola: si el deporte femenino no tiene visibilidad para un volumen de público considerable, no habrá interés del mundo económico para invertir en publicidad o en patrocinio. Es cierto que no en todas las disciplinas deportivas pasa lo mismo. Tampoco en el deporte masculino es todo igual. No es lo mismo hablar de fútbol de primera división, que hablar del fútbol de base. El apoyo económico de que disfrutan los equipos de fútbol profesional tampoco es comparable con el que tienen los otros deportes. Ahora bien, cuando hablamos de equipos femeninos, las retribuciones que reciben las deportistas profesionales es irrisoria.

Para acabar con esta discriminación y para conseguir que el deporte sea un ámbito al que mujeres y hombres se puedan dedicar profesionalmente con igualdad de oportunidades, hace falta un cambio de paradigma social. Un cambio como el que se está produciendo en muchos
otros ámbitos de la vida pública: la política, la economía, la sanidad, la educación… No sin problemas, es cierto, pero, cuando menos, las mejoras responden a un incremento de la conciencia social de la necesaria igualdad entre hombres y mujeres, y al impulso del feminismo, a pesar de que el camino que queda todavía para recorrer daría para muchas reflexiones aparte.

Hace más de tres años, el Consejo del Audiovisual catalán redactó un informe sobre la presencia en las televisiones catalanas del deporte femenino (ya había hecho uno en 2011). Este estudio, con datos del año 2016, se enmarcó en una prospección más amplia que se llevó a cabo conjuntamente con otros organismos reguladores del audiovisual de la red mediterránea. Todos analizamos los mismos periodos. Los resultados fueron demoledores: el deporte femenino tenía una presencia casi marginal. En TV3 suponía sólo el 3,9% del bloque de deportes en los informativos. La media de tiempo dedicado al deporte femenino por las principales televisiones estatales era del 1,5%. Los resultados del resto de países fueron similares.

Estas cifras, a pesar de que pueden haber mejorado un poco en los últimos tiempos, contrastan con la proporción del 26% de mujeres federadas que practican deportes. Consciente de la carencia de igualdad de género en todo aquello que hace referencia al deporte y su papel en los medios de comunicación, el CAC, conjuntamente con el ICD, la Secretaría de Deportes de la Generalitat y la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), ha puesto en marcha una campaña para promover un aumento de la presencia de las mujeres deportistas wn los medios, para romper estereotipos sociales y mediáticos respecto al deporte femenino y posicionarlo como un contenido de interés y capaz de atraer grandes audiencias.

También se pretende consolidar en la audiencia, especialmente en niños y adolescentes, referentes del deporte femenino, puesto que demasiado a menudo sólo tienen como referentes a deportistas masculinos. La campaña lleva el nombre "Si no ves deporte femenino, te estás perdiendo la mitad del espectáculo" y #ThoEstasPerdent es el hashtag que usa. El spot televisivo y radiofónico ha contado con la participación desinteresada de cinco deportistas conocidas por sus gestas en su disciplina. Un manifiesto de compromiso de los medios para impulsar el deporte femenino que gana nuevas adhesiones día a día, y que a estas alturas supera el centenar.

Todos y todas tenemos que ser conscientes que el deporte femenino puede ser un espectáculo tan atractivo como el deporte masculino. Que niñas y niños, mujeres y hombres, tenemos las mismas capacidades, y que valores del deporte como por ejemplo el esfuerzo, la perseverancia y la búsqueda de la excelencia tienen que ser reconocidos del mismo modo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario