Nadar y guardar la ropa

A veces, lo malo del ejercicio del poder (para quien lo ejerce, claro) es que no hay más remedio que retratarse. Algo de esto le pasó a la CUP cuando tuvo que decidir con quién estaba y es lo que empieza a ocurrirle a Oriol Junqueras con la cosa del BCN World.

Como en los cuentos infantiles, dio comienzo cuando érase una vez que Sheldon Adelson, el dieciseisavo sujeto más rico del mundo (con una fortuna personal de unos 28.000 millones de dólares), ultraconservador y prominente figura del lobby sionista americano, puso la vista en Europa para la expansión de sus jugosos negocios del juego en Las Vegas y Macao. Y no le ocurrió mejor idea que subastarse entre Barcelona y Madrid. A pesar de que Artur Mas, consecuente con con su perfil business friendly, ofreció el oro y el moro para que Eurovegas se quedara en Cataluña, Adelson acabó optando por Madrid, pero sus exigencias fueron tantas y tan variadas (desde exenciones fiscales hasta suelo gratis, pasando por la normativa antitabaco), que la cosa acabó como el cuento de la lechera.

Mientras tanto, Artur Mas, despechado, se sacó otro conejo de la chistera: BCN World. Lo mismo que lo de Adelson (casinos, hoteles…), pero como «más nuestro», no solo por el nombre (cuestionado por utilizar impropiamente la sigla BCN), sino porque se levantaría en unos bonitos terrenos, ubicados junto a Port Aventura. Nació así Veremonte y así murió, como lo que era: un proceso especulativo de altos vuelos y sin fondos. Cosa que no obstaculizó un redundante espectáculo mediático, en el que Artur Mas seguía chupando cámara, a veces acompañado de algún compañero de viaje, como Pere Navarro.

¿Mientras tanto, qué hacía Oriol Junqueras? Callar y otorgar, como en otras cuestiones que manejaban Convergència y Mas. Oponerse con la boca pequeña, tan pequeña que ni siquiera se le veía. Ahora, Oriol Junqueras habla de BCN World como si él y su partido -que apoyaban al gobierno de Mas- no tuvieran nada ver con el asunto. Y ahora, a toro pasado, considera que el proyecto «no era realista» ¿Por qué? ¿Por los seis casinos que incluía? ¿Porque no existía el dinero para llevarlo a cabo? ¿Porque se trataba de una farolada de Mas? En cualquier caso, Junqueras no se cuestiona el fondo del asunto -colocar a Cataluña en el mapa del juego y los asuntos a él asociados-, sino todo lo contrario. Considera que no es cuestión de dejar la iniciativa en un cajón, sino repensarla para que se levante un complejo de ocio razonable, sostenible y familiar, en el que «el juego no domine».

¿En qué quedamos? Si se plantea que «el juego no domine» quiere decir que habrá juego. ¿Entonces, dónde queda el complejo familiar? ¿Estará pensando Junqueras en «casinos razonables»? ¿Son compatibles, en fin, esparcimiento familiar y ruleta? Quizás habría que preguntárselo a Hard Rock, otro gigante global del juego que, al olor del melón que se ha abierto en Cataluña, ha venido a ofrecer al presidente Carles Puigdemont 2.400 millones de dólares por un negocio de juego -«una oportunidad (claro) que no se puede echar a perder»-, en palabras del consejero de Territorio, Josep Rull. ¿Coinciden los intereses de Hard Rock con la visión que expresa Oriol Junqueras? ¿No será, acaso, que de lo que se trata es de pintar de rosa BCN World? Eso y no otra cosa es lo que propone Rull cuando aboga por un plan urbanístico redimensionado, nuevos operadores y un doble consenso «político y territorial». Es decir, sí al juego.

En línea con este nuevo estilo (oportunismo disfrazado de creatividad) y acorde con los tiempos que corren, se aventura la idea de celebrar un referéndum, con la intención explícita de legitimar la venta de la moto a una ciudadanía que últimamente parece estar un poco levantisca. Para Rull, naturalmente, en los municipios de Salou y Vilaseca y, según Junqueras, en toda Cataluña ¿Y en ese referéndum qué pedirán Oriol Junqueras y ERC que se vote? ¿Estarán a favor o en contra del juego o quizá mitad a favor y mitad en contra? Esto es lo malo que tiene tratar de nadar y guardar la ropa.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario