El tic-tac, tic-tac, tic-tac de Artur Mas

El próximo lunes, 9 de febrero, a las 13 horas, el presidente Artur Mas tenía previsto dar una conferencia en el Círculo de Economía, que figuraba en la agenda de actividades de la entidad. La ha anulado por razones que no se han explicado. Y es que los días a venir son, ahora sí, trepidantes y trascendentales para la historia política de Catalunya y no es cuestión de «perder el tiempo» ante los inquietos empresarios del influyente Círculo de Economía.

El presidente Artur Mas, mal aconsejado, ha cometido dos errores que pueden precipitar su suicidio político: ha pospuesto las elecciones a un hipotético y lejano 27-S, cuando sus socios de ERC y la llamada «sociedad civil» le reclamaban que las celebrara este mes de marzo; y ha pedido, por iniciativa propia, comparecer inmediatamente en la comisión de investigación del caso Pujol, de donde saldrá irremediablemente «quemado», para explicar las gestiones que hizo Oriol Pujol en presidencia de la Generalitat por cuenta de su amigo Sergi Alsina. Si hubiera convocado ahora las elecciones, la comisión de investigación habría quedado automáticamente disuelta y muchos barones del pujolismo, empezando por el propio Artur Mas, se habrían ahorrado el «martirio» de pasar por este «tribunal popular».

Me huelo que la gestación de un «golpe de estado» interno contra Artur Mas está tomando cuerpo. La lista de damnificados por su errática gestión política de las últimas semanas es cada vez más larga. Empezando por Unió Democràtica, que disiente radicalmente de los bandazos tácticos y dialécticos del presidente de la Generalitat. Continuando por la familia Pujol y su poderoso círculo de influencia en CDC, que critican sin tapujos la actitud farisaica de Artur Mas en relación con los casos judiciales que los persiguen.

También los altos funcionarios y cargos de confianza de la Generalitat están que arden. El pacto presupuestario con ERC, cocinado a última hora, establece que ningún alto responsable de la elefantisíaca administración catalana podrá cobrar más que un consejero del gobierno, como pasa actualmente en muchos casos. Además, se prohíbe que los consejeros y los altos funcionarios puedan cobrar dietas por asistencia a los consejos de administración de las empresas públicas, un «truco» que garantizaba un importante sobresueldo a sus beneficiarios.

El cóctel que tiene sobre la mesa Artur Mas es explosivo y le puede estallar en las narices en los próximos días, forzando su salida precipitada de la escena pública, «apuñalado» por los suyos. Tic-tac, tic-tac, tic-tac…

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario