El exfiscal Mena sobre el caso Banca Catalana: «Ha habido impunidad»

Los grupos se plantean rescatar la instrucción de los archivos del TSJC
L'exfiscal en cap del TSJC, José María Mena
L'exfiscal en cap del TSJC, José María Mena

«No ha habido nunca ni oasis catalán, porque todos iban del mismo lado, ni ‘omertà’, porque no hubo silencio y porque era clamoroso lo que estaba pasando. Ha habido impunidad», ha manifestado el exfiscal jefe del TSJC, José María Mena, en su intervención parlamentaria de este lunes en la comisión sobre el caso Pujol.

La Fiscalía defendía, por la instrucción de más de dos años, que los directivos de Banca Catalana habían llevado a cabo un «delito continuado» de falsedad documental, complementos de coste y de sueldo injustificados que provocaron el «vaciado continuado» de Banca Catalana. A pesar de las pruebas, la mayoría de magistrados votaron por el sobreseimiento del caso y la consecuente exoneración de Jordi Pujol. Mena ha explicado los detalles de las investigaciones que realizó con Jiménez Villarejo.

El exfiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha repetido que comparecía en el Parlamento para explicar hechos de la investigación y no para dar su opinión, pero ha asegurado que en el año 86, cuando 33 de 41 magistrados votan por mayoría el sobreseimiento de la causa, «la opinión social se vio ocupada por la afirmación que se estaba atacando a Cataluña. Los catalanes reaccionaron contra los fiscales creyendo que éramos enemigos de Cataluña. Éramos leales servidores del pueblo de Cataluña. De la mayoría que votó por el sobreseimiento, seguramente algunos creyeron que la mejor opción era archivar la causa. Algunos magistrados siguieron la vieja inercia de ‘el trabajo más fácil’. La magistratura y el conservadurismo han ido bastante de la mano. Me sorprendió la celeridad en la decisión y la poca participación de los que votaron en contra».

A pesar del acoso que sufrió el fiscal durante la instrucción, «cada semana nos rompían los cristales de la casa del Montnegre que teníamos alquilada y una vez un cazador disparó contra una de las ventanas«, Mena ha defendido la imparcialidad del personal al servicio de la Justicia y, por lo tanto, de los magistrados que decidieron archivar el caso: «Puede haber cobardía, falta de ética pero no influencias. Todos los fiscales y jueces están en condiciones objetivas».

El «vaciado patrimonial»
Para la Fiscalía existía la certeza del vaciado de la entidad. «Había elementos suficientes para determinar que había unas prácticas incorrectas realizadas intencionadamente en la línea de conciencia que se vaciaba la entidad. Así se perjudicó a una serie muy abundante de personas», ha explicado el jurista, justo antes de detallar el esquema de «la estructura delictiva» a la entidad:

«Había una caja B, unas entidades instrumentales y otras vinculadas a los querellados. A través de la caja B se desviaban fondos o se absorbían otros que tenían que ir a la entidad. La peculiaridad de la caja B era que quedaba oculta para la junta general de accionistas y para la autoridad monetaria, no había manera de impedir las irregularidades de su gestión. Así se hizo el vaciado progresivo», ha comentado el exfiscal, para quien la «cancelación apresurada de depósitos» y «la alineación de acciones» en los últimos momentos de la entidad evidenciaban las prácticas irregulares.

Los datos recopilados por los fiscales están en los archivos del TSJC. Mena ha aconsejado al Parlamento que interese la vista de la causa, que está en su totalidad. «Sería la manera más objetiva de conocer los pormenores que, por cierto, a día de hoy nadie ha contradicho», ha señalado el exfiscal. Los grupos han recogido el guante y se han comprometido a rescatar los más de 3.000 folios de documentación para mirar de poner luz y taquígrafos a la causa penal que, treinta años después, se ha vuelto a abrir contra Jordi Pujol y Soley.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides