Manuel Valls, exprimer ministro francés y actual diputado de la Asamblea Nacional de Francia, ha afirmado que si Cataluña acabara independizándose, podría llegar a significar "de una cierta manera el fin de lo que es Europa, que es una federación de estados nación".

Valls, hijo de catalanes y nacido en Barcelona, ha reclamado más voces europeas que se pronuncien sobre el proceso independentista de Cataluña y el referéndum convocado para el el 1-O, afirmando que "lo qué representa España, Cataluña y Barcelona es demasiado importante para no decir lo qué pensamos, con un gran respeto por las opiniones, pero es demasiado importando lo que pasa en Cataluña para que no haya una palabra fuerte a escala europea".

El exprimer ministro francés ha dicho, en declaraciones a la Cadena SER, que faltan voces que digan "al tanto", al considerar que siendo Europa una federación de estados nación, "si uno de estos estados decide cambiar sus fronteras, las consecuencias pueden ser muy importantes en un momento, además, en qué Europa es frágil".

Manuel Valls ha hecho un llamamiento al diálogo y al respeto a la Constitución (española), y ha asegurado que si como primer ministro se hubiera encontrado en Francia con una región que hubiera querido un referéndum de independencia habría apostado por el diálogo, pero primero respetando la Constitución francesa.

Valls ha remachado que "espero que las instituciones españolas y catalanas puedan trabajar en el diálogo y haya una evolución", añadiendo que "respetar la Constitución es el deber de todo gobierno, y espero que esta página se pueda pasar y se escriba otra de diálogo entre todas las instituciones con una solución política, institucional y pacifica".