"Qui no té feina el gat pentina". Lo decía mi abuela y yo lo interpretaba textualmente. Se supone que en el pueblo donde vivía todo el mundo tenía cerca un gato para acarciarlo y peinarlo, si se terciaba. Juliana Canet me ha descubierto que quizás tenía una doble intención cuando utilizaba aquella expresión. La joven colaboradora del programa 'Tot es mou' (menos el apoyo al procés en TV3) se refirió a ella como una forma ingeniosa y divertida de hablar de la masturbación. Defendió el uso de esta fórmula para evitar el recurso a otras que se usan a menudo pero que se expresan en lengua castellana. No dijo cuales, porque la única que mencionó fue 'satisfyer' y esto más bien es inglés. Aún así, Canet pidió que 'pentinem el gat' para que "el castellano no nos invada tanto como nos está invadiendo".

Es de agradecer que una chica de veinte años, estudiante de Filología Catalana en la misma universidad donde yo doy clases en la Facultad de Ciencias de la Comunicación –la UAB-, me desvele secretos ocultos a lo largo de mi vida.

Desde que he sabido qué se escondía tras la frase tantas veces escuchada a mi abuela soy otro. Ya no puedo mirar a los gatos igual que hace unos días. Incluso los peluches de Silvestre que conservo en casa se me antojan un tanto sospechosos. ¿Cuántas invasiones del castellano estoy sufriendo por no haber interpretado correctamente las frases de la madre de mi madre? "D'on no n'hi ha no en pot rajar" ¿oculta una interpretación alusiva a la impotencia sexual?. Había algún trasfondo escondido en los "déu vos en guard!" que dejaba caer a menudo?. "De bones intencions l'infern n'és ple" ¿tiene alguna doble lectura?

Supongo que en este castellano que nos invade 'peinar el gato' no debe de tener nada que ver con masturbarse. Por si acaso no lo diré nunca en una reunión seria. Pero ya se sabe que las expresiones y las palabras no quieren decir lo mismo en catalán y castellano. El escritor Jordi Cabré lo soltó, también en TeleSanchis donde es tertuliano en el programa Més324. "No es lo mismo decir 'democràcia' en catalán que 'democracia' en castellano", dijo. Se podría haber ido a 'pentinar el gat' en lugar de abrir la boca.