A la vista de las elecciones europeas, el Movimiento Europeo en Italia y la red universitaria académica Ágora Europa proponen "diez prioridades para una Europa unida, democrática y solidaria, como instrumento de paz en un mundo globalizado" que se presentará a los partidos y candidatos.

Es una alternativa europea de soberanía compartida, gobernada democráticamente, respecto a la anarquía del "soberano internacional".

Hasta ahora, las diez prioridades han sido firmadas por muchas organizaciones de la sociedad civil y movimientos políticos europeos y por más de mil militantes europeos de la causa federalista.

El Parlamento Europeo se reunirá en Estrasburgo el 2 de julio de 2019 y los dos primeros actos políticos serán las elecciones de su presidente y del presidente de la Comisión Europea; su nombre será propuesto por el Consejo europeo de jefes de Estado y de Gobierno que, a su vez, después deberá proponer al Parlamento la composición de su "equipo".

Los promotores de las diez prioridades estamos convencidos de que, a diferencia del pasado, habrá que trabajar a partir de la campaña electoral para facilitar la formación de una alianza de innovadores: combinar el internacionalismo socialista, el cosmopolitismo liberal, el universalismo cristiano y la cultura ambiental transnacional más allá de los grupos políticos tradicionales: dispuestos a luchar por una Europa solidaria basada en una democracia representativa, participativa, de proximidad y de igualdad.

Para establecer los fundamentos de una verdadera democracia europea, los diputados de la alianza jurarán colectivamente (en una especie de "juramento del juego de pelota") que "en nombre de los ciudadanos europeos que los han elegido" tienen la intención de conseguir un papel sustancialmente constituyente para cambiar la Unión renovada -tras la de Maastricht de 1992- con el Tratado de Lisboa.

El objetivo a alcanzar durante la legislatura y, por tanto, antes del 2024 es el de la Constitución democrática europea que transforma la Unión en una comunidad federal (o en una República europea) pidiendo a los ciudadanos y ciudadanas europeos la expresión de su consentimiento o su disidencia en un referéndum paneuropeo.

Para conseguir este objetivo, debemos multiplicar las firmas de militantes federalistas en toda Europa en tres meses por mil (1000x1000), llegando a un millón de firmas en apoyo de la constitución europea el próximo mes de julio.

Los promotores piden a las ciudadanas y ciudadanos de Cataluña que contribuyan a la consecución de este objetivo.

Las próximas elecciones europeas del 26 de mayo de 2019 serán una oportunidad para promover un sistema federal europeo a favor de la paz, los derechos, la libertad y la democracia

1. Pedimos a las partes y candidatos de la zona euro y a los países candidatos a la adhesión un mandato preciso para la constitución de una futura comunidad federal que se apruebe con un referéndum europeo.

2. Recordamos que debemos salvaguardar la diversidad cultural y respetar los derechos de las minorías para respetar los fundamentos de la integración europea.

3. Una política europea de migración es urgente, para garantizar el derecho de asilo, la recepción y el respeto de las personas que huyen de zonas de guerra y de desastres ambientales.

4. Tenemos que cambiar la política industrial, tecnológica y científica hacia un modelo sin energía fósil y de desarrollo sostenible.

5. La seguridad exterior debe ser garantizada por una política exterior europea única que también incluya la dimensión de defensa.

6. Se necesitan políticas y medidas para la seguridad interna y la lucha contra el crimen organizado, la corrupción y el terrorismo con el derecho penal europeo.

7. Son urgentes políticas y medidas para superar las adoptadas al comienzo de la crisis económica, erradicar la pobreza, reducir las desigualdades entre generaciones, crear un estado de bienestar europeo.

8. Se necesita una unión económica y monetaria con un gobierno político y económico real, basada en una capacidad fiscal autónoma, respetando el euro como moneda de toda la Unión.

9. Pedimos un presupuesto anual de la Unión con una proyección de cinco años, con una capacidad fiscal y de gasto independiente, incluida la deuda.

10. Pedimos una verdadera ciudadanía federal europea con un núcleo de derechos individuales y respetando la Convención Europea de los Derechos Humanos.