Andorra está en estado de shock. La filtración de una grabación donde un detective explica que el jefe del gobierno, Toni Martí, cobró sobornos del empresario Gilbert Montané (grupo Heracles) para facilitar la adjudicación del casino a la empresa Jocs SA, de la cual es vicepresidente, ha provocado un gran terremoto político y mediático en el Principado de los Pirineos.

Las confidencias de este detective están relacionadas con un caso de infidelidad conyugal de Gilbert Montané, a consecuencia del cual su ex mujer habría explicado al detective que contrató esta relación corrupta del empresario con el jefe del gobierno andorrano. Esta grabación fue difundida, el pasado lunes, por el digital OK Diario, que dirige el polémico periodista Eduardo Inda.

Toni Martí ha reaccionado con una gran indignación ante esta filtración y ha anunciado la interposición de querellas contra OK Diario y los diarios que se han hecho eco de este escándalo. Ante la magnitud de la polémica, la ex mujer de Gilbert Montané ha escrito una carta a OK Diario donde afirma que nunca ha dicho que su ex pareja, de la cual depende económicamente después de la separación, hubiera sobornado al jefe del gobierno andorrano.

La difusión de esta grabación se produce pocas semanas antes de las elecciones al Consejo General (Parlamento) de Andorra, previstas para el próximo 7 de abril. El Consejo Regulador Andorrano del Juego (CRAJ), organismo que preside el ministro de Finanzas, Jordi Cinca, ha decidido anular la adjudicación de la licencia del casino a Jocs SA -que ganó el concurso convocado por el gobierno de Toni Martí- al detectar irregularidades en la documentación presentada.