Un empresario que fue condenado a ocho meses de cárcel por el caso Palau, Joan Manuel Parra, ha remitido un escrito al Juzgado Penal número 23 de Barcelona que señala otra trama de presunta financiación ilegal de Convergència (CDC), publican El Periódico y El Mundo.

Según estas informaciones, el empresario ha confesado cobros de trabajos realizados para CDC en la campaña de las elecciones al Parlamento catalán de 2010 mediante facturas giradas a una productora que trabajó para TV3 por un importe de 750.000 euros. También ha asegurado que sus empresas no prestaron servicios para la citada productora, como indican las facturas, pero que el partido nacionalista lo forzó a cobrar de este modo.

Como prueba, ha entregado la grabación de una conversación que mantuvo con Germà Gordó, que fue gerente de CDC, alto cargo de la Generalitat, diputado y consejero de Justicia. Según El Mundo, corresponde al año 2011, cuando Gordó era secretario del gobierno que presidía Artur Mas.

Parra, administrador de Hispart, ha presentado el escrito en el marco de la causa por la que será juzgado, junto con el exsecretario de comunicación de CDC Davíd Madí y siete personas más, este mes de septiembre.

En cuanto a Madí, la Fiscalía considera que quiso aparentar de manera fraudulenta, mediante facturas por casi 195.000 euros, la adquisición de bienes y servicios para incrementar los gastos deducibles del impuesto sobre sociedades y el IVA.