Juan Carlos I de Borbón introdujo, gracias al abogado Dante Canonica, miles de euros en efectivo por los controles del aeropuerto de Barajas procedentes de la cuenta de la banca Mirabaud donde escondió 64,8 millones de euros procedentes de Arabia Saudí, publica El Confidencial citando el contenido de documentos de la investigación abierta en Suiza sobre la fortuna oculta del rey emérito de España.

Según esta información, el sistema permitió a la familia real española disponer de fajos de billetes extraídos de la cuenta de la fundación Lucum, de la que Juan Carlos I es beneficiario, que suman importes superiores al umbral de los 10.000 euros en efectivo que permite la normativa, sin declararlos a la Agencia Tributaria.

El Confidencial, que publica documentos que reflejan los movimientos de fondos de Lucum, añade que las disposiciones de efectivo solían ser de 200.000 euros y en algún caso llegaron a los 300.000, y que Canonica traía dinero al entonces jefe del Estado cada dos meses, aunque en alguna ocasión hizo desplazamientos semanales.

Los fajos de billetes se anotaban en un sistema de contabilidad y el monarca firmaba un recibo que dejaba constancia de la transacción, donde sólo se hacía constar la fecha y el importe. La misma información asegura que Canonica entregaba a Juan Carlos I los fajos en mano.

Los investigadores han podido reconstruir las operaciones, correspondientes al periodo 2008-2012, gracias también a los recibos de la agencia de viajes que contrataba Canonica y a los movimientos de la cuenta de la banca Mirabaud. La documentación citada por El Confidencial se encuentra en poder de la Fiscalía de Ginebra y de la Fiscalía del Tribunal Supremo, que investigan el asunto.