El Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona ha rechazado el procesamiento por un delito de organización criminal de altos cargos del gobierno de la Generalitat y de la cúpula de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) que forman parte de la treintena de personas que ya han sido procesadas por malversación, desobediencia, revelación de secretos y prevaricación en relación al 1-O.

En la resolución con que desestima el recurso de la Fiscalía, revelada por EFE, el Juzgado 13 considera que estos altos cargos no disponían de la "infraestructura adecuada para realizar un plan criminal" ni los unía un "acuerdo asociativo duradero".

En cualquier caso, la titular del Juzgado 13 mantiene la fianza de 5,8 millones de euros que impuso a los 17 acusados por el delito de malversación de fondos públicos.