La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha fijado la fecha del juicio sobre los atentados de Barcelona y Cambrils del 17 de agosto del 2017 para el próximo 10 de noviembre, ha adelantado uno de los abogados de la acusación.

Las acusaciones llegan divididas sobre la atribución de los asesinatos a los tres acusados, que fueron procesados como presuntos miembros de una célula terrorista y por la fabricación de explosivos, pero no como presuntos responsables de las muertes.

Mohamed Houli Chemlal, que sobrevivió a la explosión de Alcanar, se enfrenta a una petición de 41 años de prisión por parte de la Fiscalía, que pide 36 años para Driss Oukabir. Para Ben Said Ben Iazza, considerado colaborador, el Ministerio Público plantea una pena de 8 años.

Las acusaciones particulares piden penas de prisión permanente revisable porque les atribuyen los asesinatos por atropello, aunque ninguno de los tres participó materialmente en los ataques, cuyos autores materiales murieron tiroteados por los Mossos d'Esquadra.