Ante el aumento del riesgo de rebrote en la Cerdanya, que está por encima de 2.000, el Procicat ha aprobado este miércoles nuevas medidas restrictivas en la comarca. Concretamente, ha recomendado que la población se quede en casa y que sólo salga para ir a trabajar si no se puede hacer teletrabajo. También para asistir a centros o servicios sanitarios, ir a la escuela y hacer actividades de ocio infantil, incluidas las extraescolares.

El Procicat también recomienda no salir de casa si no es para asistir y tener cuidado de personas mayores, menores de edad, personas dependientes, con discapacidad o especialmente vulnerables; para desplazarse a entidades financieras y de seguros y otros servicios; para acceder a los establecimientos comerciales minoristas de alimentación, bebidas y materias primeras; y para acceder a otros establecimientos comerciales minoristas, con cita o aviso previos.

Por otro lado, el aforo a bares y restaurantes se limita al 50%, del mismo modo que la asistencia a actos religiosos. Las actividades culturales se mantienen con un aforo del 70% de la capacidad, pero las deportivas no podrán superar el 50%. Son medidas a aplicar durante los cercanos 15 días.

En establecimientos de hostelería y restauración el consumo se tiene que hacer siempre en mesa. En el interior el aforo se limita al 50% y se tiene que garantizar una distancia mínima entre mesas de 1,5 metros. En las terrazas se limita la capacidad de ocupación del espacio al 50% también y se tiene que garantizar una distancia de 2 metros entre mesas. El horario de cierre será a la una de la madrugada como máximo, sin que se puedan admitir nuevos clientes a partir de las doce. En hoteles, el aforo de los espacios comunes se limita al 50%.