El permiso retribuido que anunció el sábado Pedro Sánchez no afectará las personas que hagan teletrabajo, las que estén en un ERTO, los servicios esenciales y, obviamente, los trabajadores que estén de baja, incluido el aislamiento preventivo. Lo ha explicado la portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, después del consejo extraordinario que se ha hecho este domingo. El resto de trabajadores dejarán de ir al trabajo a partir de lunes y hasta el jueves 9 de abril, justo antes de las fiestas de Semana Santa.

María Jesús Montero ha explicado que con el confinamiento más estricto se quiere tranquilizar el conjunto de la población, consiguiendo una movilidad parecida a la del fin de semana, cosa que permitiría reducir las posibilidades de contagio de la Covid-19 y lo ha calificado de "medida creativa e innovadora".

También ha dicho que el sistema sanitario "es un todo" y que trabajan para reforzar las comunidades autónomas para que puedan hacer frente a las medidas necesarias del ámbito sanitario y también en la economía.

Después de la reunión del gobierno español, el presidente Pedro Sánchez ha hablado, por videoconferencia, con los presidentes de las comunidades autónomas. Antes, el lehendakari Urkullu había reclamado que las comunidades decidan qué actividades económicas son esenciales y el presidente Torra había agradecido las medidas más estrictas.

En la rueda de prensa, María Jesús Montero ha dicho que "no es momento de luchas ni conflictos estériles". Ha añadido que hay que "mandar un mensaje único a los ciudadanos" y ha insistido que "no tiene sentido que una parte del territorio haga cosas diferentes de otra" y que "el virus no entiende de fronteras".