El sábado 29 de febrero está programado un gran acto político en Perpiñán, a mayor honor y gloria de los eurodiputados Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí. Este mitin ha sido organizado, formalmente, por la delegación en Perpiñán del Consell per la República y lleva por lema “La República en el centro (del mundo)”, en referencia a la célebre boutade de Salvador Dalí, que dijo que la estación ferroviaria de Perpiñán era “el centro cósmico del universo”. 

Pero, a estas alturas, la celebración de este acto -al cual se ha anunciado la asistencia de unas 80.000 personas, mayoritariamente llegadas de Cataluña- todavía no está clara, puesto que la Prefectura no le ha dado el permiso correspondiente. Y es que el lugar elegido por los organizadores, el Parque de las Exposiciones de Perpiñán, ya está reservado desde hace tiempo para celebrar la feria Animaliades, especializada en la exhibición de perros y gatos de alta gama. 

Esta exposición de animales de compañía es muy popular en Perpiñán, donde van las familias con los niños. También se celebra un concurso internacional de belleza felina, con la participación de gatos llegados de muchas ciudades y países. Además, está anunciada la actuación de los magos mentalistas Sylvain y Bogdan. 

La coincidencia de la feria animal con el acto político independentista parece problemática. La exposición Animaliades se celebra durante todo el fin de semana en el recinto del Parque de las Exposiciones y el mitin de Carles Puigdemont está anunciado para el sábado al mediodía en el mismo lugar. Además, la anunciada llegada de 80.000 personas, con más de 400 autocares contratados, supone un grave problema de logística y circulación para la ciudad de Perpiñán, que tiene una población de 120.000 habitantes y no tiene capacidad para absorber esta invasión.