La alcaldesa de Rubí, Ana María Martínez, ha cargado este miércoles contra la Dirección general de Atención a la Infancia y Adolescencia (Dgaia) para trasladar "de manera unilateral" a un grupo de menores tutelados por la Generalitat a un hotel en desuso de la localidad vallesana, situado en el barrio de Can Rosés.

En declaraciones, Martínez ha indicado que le han dicho que vendrán 70 menores, a pesar de que ha admitido que ha escuchado "varias cifras" y ha criticado que la medida no se ha preparado bien y se tendría que haber tomado con más consensos, apuntando a los vecinos y lamentando que tuviera conocimiento de esto el 2 de mayo.

En este sentido, ha rechazado que los vecinos de Rubí sean xenófobos o racistas, en referencia a la concentración de este martes a las puertas del inmueble donde la directora general de la Dgaia, Ester Cabanes, tuvo un encuentro con ciudadanos y acabó marchando escoltada por los Mossos d'Esquadra, y ha recordado que la población vallesana "trae años trabajando porque la convivencia sea ejemplar", a la vez que ha advertido que este hecho alimenta posiciones radicales.

Cabanes ha atribuido en declaraciones a los medios "el miedo" expresado, tanto por la administración local como los vecinos, por el desconocimiento del modelo de centro y ha garantizado que ha dado buenos resultados en otros puntos donde se ha producido la acogida.