El Plan de nacionalización de Cataluña que el entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, puso sobre la mesa de su consejo ejecutivo en 1990 contaba con un núcleo duro de una veintena de personas y un listado de 84 personas, denominadas agentes actuantes, para inocularlo a todos los sectores sociales. EL TRIANGLE ha tenido acceso al original de este documento, que lleva fecha del 10 de agosto del 1990 y que consta de 33 páginas y dos anexos. En el segundo anexo, que reproducimos en esta información, figura la lista de estos 84 agentes actuantes

En esta relación de agentes actuantes se puede constatar que muchos eran articulistas y colaboradores del diario de cabecera del nacionalismo de la época, el Avui, pero a la vez hay una destacada presencia de religiosos, así como todos los miembros de la Fundación ACTA, acabada de fundar por un grupo de jóvenes intelectuales inspirados por Max Cahner

En la lista de los 84 nombres encontramos desde las personas que intelectualmente son admiradas por Pujol, a los jóvenes de ACTA que opinaban en el Avui, así como otros articulistas del diario de cabecera del pujolismo (también alguno de La Vanguardia de la época) y colaboradores de programas de Catalunya Ràdio, como los fallecidos Jordi Vendrell y Ramon Barnils o el escritor Quim Monzó

De los 84 nombres de la lista que publica EL TRIANGLE, 11 siguen opinando habitualmente en los medios de comunicación y casi todos son o han sido, en los últimos años, entusiastas propagandistas del proceso independentista: Salvador Cardús, Àngel Castiñeira, Joan B. Culla, Josep Gifreu, Agustí Pons, Joan Rigol, Vicenç Villatoro, Franscesc-Marc Álvaro, Oriol Pi de Cabanyes, Pilar Rahola i Xavier Bru de Sala. La coincidencia entre ellos es que la mayoría formaban parte de ACTA.

Entre los 84 nombres del listado preparado para incidir en el universo mediático también encontramos desde amigos personales de Jordi Pujol (Joan Triadú, Albert Manent, Joan Carrera y su cuñado Francesc Cabana) a intelectuales pujolistas de primera hora. También están Max Canher, Joaquim Triadú, Francesc Sanuy, Vicenç Oller, Joaquim Ferrer i Joan Rigol, todos ellos consejeros con Pujol, así como el diputado y senador Josep Varela

Pero también se encuentran nombres como el cura Josep Maria Ballarín (con especial influencia sobre los jóvenes convergentes), los periodistas Josep Faulí o Manuel Ibáñez Escofet, el exrector de la UPC Gabriel Ferrater, el economista Joaquim Muns o los juristas Josep Maria Puig Salellas i Josep M. Puigjaner. Además, está el escritor Baltasar Porcel, que era una de las plumas preferidas de Jordi Pujol, a quien hizo director de Destino cuando compró la revista. Pilar Rahola asumió su columna diaria a La Vanguardia cuando Porcel murió. 

Nombres que chirrían y ausencias remarcables 
Curiosamente, esta lista incluye algunos agentes actuantes que, oficialmente, no pasaban para ser pujolistas, como Josep Maria Castellet, Josep Termes, Jorge Wagensberg o Juan Pujol, secretario de la patronal Fomento del Trabajo. También chirrían nombres como los del escritor Josep Maria Espinàs, del periodista Enric Tintoré o del ecólogo Ramon Folch

En cambio, hay ausencias que sorprenden, puesto que su sintonía con el Palau de la Generalitat y el ideario pujolista era total y absoluta. Es el caso, por ejemplo, del periodista Vicent Sanchis, actual director de TV3 y que en aquella época estaba embarcado en el proyecto del diario prenafetista El Observador. Tampoco aparecen en la lista otros destacados exponentes mediáticos del pujolismo como Miquel Calçada (Mikimoto) o Enric Canals, exdirector de TV3. En la relación de intelectuales mediáticos tampoco sale mencionado Marçal Sintes, que también formaba parte de la Fundación ACTA y que, con posterioridad, llegaría a ser director del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB).