La vicepresidenta del gobierno español en funciones, Carmen Calvo, ha aterrizado en el congreso del PSC con el propósito de defender el diálogo con el independentismo. En medio del fuego abierto por la derecha por las conversaciones del PSOE con ERC para la investidura de Pedro Sánchez, pero también ante las críticas de algunos de los barones de su partido, la dirigente socialista ha advertido que seguirán explorando este sender.

Así ha respondido a dirigentes socialistas como el presidente de Aragón, Javier Lambán, y el presidente de Castilla la Mancha, Emiliano García-Page. Calvo ha argumentado que los socialistas son los únicos con capacidad para encarrilar el conflicto territorial gobernando en España pero también en un futuro en Cataluña, ha dicho.

La solución, ha dicho, tiene que ser "razonable" y a través de unas formas "civilizadas" dentro de los "parámetros políticos y jurídicos" que apuntalen la democracia.

El congreso socialista ha ratificado Miquel Iceta como primer secretario del Partido Socialista de Cataluña por aclamación.

Por otro lado, los socialistas han matizado su propuesta para flexibilizar la inmersión lingüística, incluyendo en el texto de la ponencia que el catalán es "lengua vehicular" y que se puedan dar clases en castellano e inglés cuando los profesores lo decidan en función de las necesidades de los alumnos.