El presidente de Demòcrates de Catalunya, Antoni Castellà, defiende que la próxima convocatoria electoral al Parlamento de Cataluña "no pueden ser unas elecciones autonómicas normales". En una entrevista a La Vanguardia, Castellà afirma que "creemos que tienen que ser el mecanismo democrático para levantar la declaración de independencia si hay una mayoría que está a favor del proceso unilateral y que este es el mandato no interpretable que tenemos desde el 1-O".

Antoni Castellà declara que su partido, que es heredero de Unió Democràtica de Catalunya (UDC) en el flanco independentista, "queremos un frente de ruptura lo más amplio posible, con partidos, independientes y entidades que coincidan a levantar la DUI (declaración unilateral de independencia) si hay una mayoría que lo apoya", Castellà añade que "pero si no pasa, Demòcratas se presentará en solitario con este programa. Para nosotros no es tan importante como presentarnos, sino qué proponemos. Pero si hay un frente común, mejor".

Castellà defiende que "una cosa es ser independentista y otra es estar dispuesto a hacer efectiva la independencia, que implica asumir los costes de la ruptura. Nuestra tarea es convencer a los ciudadanos que no hay otra vía". Para el líder de Demòcrates "el diálogo con el Estado es una falacia en si mismo. España nunca negociará su soberanía y ya lo ha dicho claramente. Por eso creemos que la mesa de diálogo sólo sirve para desorientar al independentismo".

Según Castellà, "la vía unilateral es la única posible, pero es complicadísima, durísima y con unos costes altísimos. No sólo tiene costes, son altísimos. Aunque los costes de la alternativa, quedarnos cómo estamos, son mayores. Tenemos que asumir que querer un Estado propio no es gratuito. Pensar lo contrario es ingenuo". En este sentido, Castellà dice que "hablamos de un proceso largo con movilización sostenida en las calles y una confrontación e insumisión de las instituciones, de complicidades internacionales y de avales económicos".