La Generalitat instalará una desalinizadora flotante en el puerto de Barcelona para casos de emergencia II

El gobierno catalán y el Consorcio de la Costa Brava compran 12 plantas más para abastecer a 12 municipios desde junio

El conseller d'Acció Climàtica, David Mascort, i la vicepresidenta de la Generalitat, Laura Vilagrà - Foto: ACN, Blanca Blay - Maria Pratdesaba

El gobierno de la Generalitat instalará una desalinizadora flotante en el puerto de Barcelona que entrará en funcionamiento si el sistema Ter-Llobregat entra en emergencia II, un escenario que no se prevé que se dé antes del próximo octubre. La Comisión Interdepartamental de Sequía (CIS) ha aprobado la decisión para garantizar el suministro de agua a Barcelona y su área metropolitana en los próximos meses sin necesidad de aplicar nuevas restricciones.

La desalinizadora flotante producirá 14 hm³ anuales, equivalente al 6% del consumo de agua del área metropolitana de Barcelona, y la instalación aportará 40.000 m³ de agua diarios a la red de distribución. Este volumen supera los 25.000 m³ diarios de media que se conseguirían con transportes en barco.

Con esta operación, que se realiza con embarcaciones equipadas con los elementos y la tecnología necesarias para llevar a cabo un proceso de desalinización por ósmosis inversa, se descarta oficialmente llevar barcos cargados de agua desde otros territorios, recoge la Agència Catalana de Notícies (ACN).

El puerto de Barcelona ya dispone de las instalaciones preparadas para recibir esta desalinizadora y también se ha acordado el punto donde se ubicará y la conexión de la tubería de transporte del agua. La producción se enviará a un depósito intermedio que actualmente se está acondicionando y que estará operativo en junio. Desde ese depósito, el agua se incorporará a la red de distribución, añade la misma información.

12 desalinizadoras en la Costa Brava
En paralelo, el ejecutivo catalán y el Consorcio de Aguas Costa Brava Girona (CACBG) han decidido comprar 12 desalinizadoras móviles para abastecer a una docena de municipios a partir de junio. Según el gobierno de la Generalitat, se instalarán cuatro desalinizadoras en Roses, otras cuatro en las instalaciones de la ETAP Empuriabrava y también cuatro en la playa de Empuriabrava.

El destino del agua producida en las desalinizadoras de Roses será el propio municipio, a través de una conexión con la red de distribución, mientras que el resto de desalinizadoras darán servicio a los municipios que se abastecen de la ETAP Empuriabrava: Cadaqués, Llançà, Roses, Castelló d’Empúries -que incluye Empuriabrava-, Mancomunitat de Pau, Palau-saverdera, Vilajuïga, Garriguella, Pedret y Marzà, El Port de la Selva y La Selva de Mar.

Estas desalinizadoras móviles, según difunde también la ACN, tendrán un coste aproximado de 10 millones de euros y se prevé que cada una produzca 1.000 m³ al día, un volumen que cubrirá aproximadamente el 35% de la demanda de agua de la zona de abastecimiento de la Costa Brava Norte del CACBG, el ente encargado de la gestión del servicio de agua en buena parte de la Costa Brava.

(Visited 30 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario